Los bellos rostros de las edecanes, previo al partido, siempre son un atractivo extra en los encuentros de futbol.

Miguel Ramírez