PHOENIX (AP) -- La gobernadora de Arizona Jan Brewer promulgó el lunes una ley que impide a ciudades y condados del estado destruir las armas entregadas a la policía a cambio de dinero en eventos ciudadanos y en su lugar pide que sean vendidas.

La iniciativa firmada fue apoyada por los republicanos y por la Asociación Nacional de Portadores de Armas (NRA por sus siglas en inglés), y se opusieron a ella los demócratas.

Los que respaldan la iniciativa en el Congreso estatal, donde los republicanos son mayoría, argumentaron que destruir cualquier propiedad devuelta al gobierno es desperdiciar los recursos de los contribuyentes.

Los que se oponen a ella señalan que destruir las armas evita que éstas lleguen a las calles cuando los dueños ya no las quieren.

La iniciativa 2455 de la Cámara de Representantes fue elaborada para cerrar un hueco en la ley estatal que por lo general requiere que las armas confiscadas sean vendidas a distribuidores autorizados.

Tucson y otras ciudades destruyeron las armas entregadas a la policía argumentando que era legal porque fueron entregadas voluntariamente.