PHOENIX. (AP) -- El comisario Joe Arpaio anunció el jueves que sus ayudantes comenzarán a colocar cruces blancas cerca de los sitios donde las autoridades encuentren cuerpos de inmigrantes que mueren en el desierto después de cruzar la frontera desde México.

El alguacil se paró en medio de unas 10 cruces para anunciar un esfuerzo que dijo serviría como un recordatorio de lo peligroso que es el viaje desde México a través del accidentado desierto del sur de Arizona.

El funcionario dijo que cuatro cuerpos han sido encontrados en los últimos cuatro días cerca de Gila Bend después de sucumbir al calor abrasador del desierto. Otros dos fueron rescatados esta semana.

Cada cruz también estará numerada y se le asignará una coordenada por sistema de posicionamiento global para ayudar a sus oficiales a rescatar personas que se encuentren desesperadas en la zona y puedan llamar en busca de ayuda, señaló.

"Si tenemos que hacer 1.000 de estas, o 5.000, vamos a hacerlo", dijo Arpaio, quien se ha convertido en una prominente figura nacional en el debate sobre la inmigración en los últimos años.

El condado de Arpaio no se encuentra a lo largo de la frontera, pero algunas áreas de su jurisdicción son rutas de tráfico y contrabando.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en el sector de Tucson localizó 177 cuerpos en el último año fiscal. Los inmigrantes con frecuencia caminan hasta por una semana en el calor sofocante, a menudo con agua embotellada y conservas de atún que duran apenas unos días.

Arpaio, quien ha sido un crítico de los esfuerzos de seguridad fronteriza del presidente Barack Obama, también quiere que el gobierno federal pague los costos en que incurre su oficina por cuenta de los rescates y la recuperación de cuerpos.