Adriana y su madre María Antonia regresaron de Phoenix, donde vivían sin papeles.