Lizbeth Mateo, de 29 años y quien ha pasado la mayor parte de su vida en Estados Unidos, esperaba su turno en el Puerto de Entrada Morley de Nogales, donde intentó obtener un permiso humanitario para volver al país.

FOTOS: MAMTA POPAT / LA ESTRELLA DE TUCSóN