Desde Tucsón: Brian Kolfage y la fortuna de estar vivo

2013-02-17T00:00:00Z 2013-02-17T15:13:30Z Desde Tucsón: Brian Kolfage y la fortuna de estar vivoOpinión por Ernesto Portillo Jr. La Estrella De Tucsón Arizona Daily Star

Uno no puede dejar de notar las prótesis de Brian Kolfage Jr. cuando lo conoce.

Sí, las prótesis, en plural. Tiene tres: en las dos piernas y un brazo.

Pero después ves lo realmente importante: su cálida sonrisa, su voz suave, su espíritu positivo.

"Yo no permito que las pequeñeces me afecten", dijo Kolfage, quien está en su cuarto año de estudios de Arquitectura en la Universidad de Arizona (UA).

Kolfage es un veterano de la guerra de Irak. Perdió sus extremidades en un ataque con cohetes el 11 de septiembre de 2004.

Ese día representa un sombrío aniversario para Estados Unidos y las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, pero Kolfage tiene un enfoque ligeramente distinto de esa fecha.

"Es cuando celebro que sigo vivo", dijo.

Kolfage, especialista en seguridad de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, estaba en Kuwait en su segundo recorrido por Medio Oriente. Él no quería estar ahí. Quería estar más cerca de la guerra.

Él mismo se ofreció para servir desde una base del Ejército en Irak y fue enviado a Balad. Dos semanas después, luego de trabajar en el turno de noche, despertó al medio día. Salió de su casa de campaña para buscar agua y caminó unos cuantos pasos.

Un mortero de 7 mm explotó a varios metros de distancia. Sus compañeros lo encontraron boca abajo y lo voltearon.

Su mano derecha estaba ahí, pero cortada. Sus piernas ya no estaban. Él seguía consciente.

En cuestión de minutos, los médicos lo llevaron al hospital de la base. Treinta y seis horas después ya estaba en el Centro Médico Militar Walter Reed, en Washington D.C.

En ese tiempo la guerra aún era relativamente joven. Kolfage fue uno de los primeros heridos graves del personal en servicio.

Desde la mayoría de los estándares, su situación era horrible. Fue sometido a 16 cirugías y a meses de intensa terapia física.

Pero desde su propia perspectiva, él estaba bien. En el hospital Walter Reed vio a miembros del servicio cuyos cuerpos y cerebros fueron destruidos.

"Había personas con graves heridas en la cabeza cuyos cuerpos estaban en peores condiciones que el mío", narró Kolfage. "Uno tiene que poner las cosas en perspectiva".

Después de su terapia, la Fuerza Aérea, que ha cubierto los gastos de su atención médica y de sus estudios, preguntó a Kolfage dónde quería instalarse. Aunque nació en Michigan y creció en Hawai, eligió Tucsón. Había venido de visita una vez, y le gustó.

La Fuerza Aérea lo envió a la Base Aérea Davis-Monthan. Pero en mayo del 2005 se retiró del servicio activo.

Quería empezar algo nuevo.

En este semestre de la UA, Kolfage entró a una competencia nacional de arquitectura. El objetivo es diseñar un edificio de 180 mil pies cuadrados hecho de madera, un espacio que se usaría para vivienda y trabajo en Nueva York.

Kolfage pasa alrededor de 12 horas por semana en el laboratorio de la escuela de Arquitectura, ese con una pared de vidrio que da a East Speedway. Combinado ésto con las demás materias y la tarea que debe hace por las noches, la escuela es "prácticamente un trabajo de tiempo completo".

En los meses que siguieron a la explosión que le arrebató su mano derecha, Kolfage aprendió a usar la izquierda. Tuvo que reaprender cada acción, empezando por cómo abrocharse la camisa.

Sus graves lesiones y su recuperación le han dado otra pespectiva de la vida: está profundamente agradecido de tener pleno uso de su cerebro y de su corazón.

"Antes de lesionarme, quizá no había sido así de agradecido", dijo. "La vida es frágil".

Él atribuye su recuperación y su actitud positivaa su familia, médicos, enfermeros, terapistas y consejeros. También está muy agradecido con Ashley Goetz Kolfage, su esposa desde hace casi dos años.

"Ashley me aprecia por mí mismo y acepta quién soy".

Se conocieron en el pueblo de ella, San Angelo, Texas, donde Kolfage estuvo instalado antes de perder sus extremidades. Luego él se vino a Tucsón, y ya estando aquí la contactó e iniciaron una relación.

"Él es muy independiente", dijo Ashley Kolfage, de 27 años de edad, quien es maestra de segundo grado.

En total humildad, ella evita tomar crédito por la actitud de su esposo ante la vida.

"Todo el crédito es suyo", dijo . "Una vez que ves más allá de sus lesiones y lo conoces bien, te das cuenta de que es alguien normal".

En los años que han seguido a aquella explosión casi fatal y a su salida del Centro Walter Reed, Kolfage ha reresado varias veces al hospital. Pero no como paciente, es consejero para colegas veteranos heridos.

Escucha de su dolor y de su enojo. Les comparte su propia experiencia.

Y les dice cuán agradecido está de vivir.

Ernesto "Neto" Portillo Jr. es editor de La Estrella de Tucsón. Contáctalo al (520) 573-4187 o en netopjr@azstarnet.com

ENGLISH

You can't help but notice Brian Kolfage Jr.'s prostheses when you meet him.

That's right, prostheses, plural. He has three of them - two legs and an arm.

But then you see the stuff that really matters - his warm smile, his soothing voice, his positive spirit.

"I don't let all the little stuff bother me," said Kolfage, a fourth-year architecture student at the University of Arizona.

Kolfage is a former U.S. airman, an Iraqi War veteran and triple amputee. He lost his limbs in a rocket attack on Sept. 11, 2004.

That's a somber anniversary for the United States and the victims of the Sept. 11, 2001 terrorist attacks, but Kolfage has a slightly different take on that date.

"It's when I celebrate that I'm still alive," he says.

Kolfage, a security specialist in the U.S. Air Force, was in Kuwait for his second Middle East tour. He didn't want to stay there. He wanted to be closer to the war.

He volunteered for forward duty at an Army base in Iraq and was sent to Balad. A couple of weeks later, after working a night shift, he awoke at mid-day. He stepped outside his tent to get water and walked a few steps.

A 107-mm mortar landed several feet away. His buddies found him face down and turned him over.

His right hand was all but severed. His legs were gone. He was conscious.

Within a few minutes medics moved him to the base hospital. Thirty-six hours later he was at Walter Reed National Military Medical Center in Washington D.C.

The war, at the time, was still relatively young. Kolfage was one of the first severely wounded service personnel.

By most standards, he was in horrible shape. He underwent 16 surgeries and months of intensive physical therapy.

But from his perspective, he was all right. At Walter Reed, he saw service personnel whose bodies and brains were destroyed.

"There were guys with severe head wounds whose bodies were in worse shape than mine," said Kolfage. "You have to put things in perspective."

After his therapy, the Air Force, which has paid for his medical care and education, asked Kolfage where he would like to be stationed. Although he was born in Michigan and grew up in Hawaii, he picked Tucson. He had visited here once, and liked it.

The Air Force sent him to Davis-Monthan Air Force Base. But in May 2005, he retired from active service.

He wanted to start something new.

This semester at the UA, Kolfage entered a national architecture competition. The goal is to design a 180,00-square-foot building made of engineered wood for a live-and-work space in New York City.

Kolfage spends about 12 hours a week in the architecture college lab classroom, the one with the glass wall facing East Speedway. Combined with his other classes and nightly homework, school "is pretty much a full time job."

In the months after the mortar tore off his right hand, Kolfage learned to use his left. Every action had to be relearned, starting with buttoning a shirt.

His severe injuries and recovery have given him another perspective on life: He is deeply grateful he has complete use of his brain and heart.

"Before I was injured I probably would not have been this appreciative," he says. "Life is fragile."

He credits his family, doctors, nurses, therapists and counselors for his recovery and his positive outlook. He also is grateful to Ashley Goetz Kolfage, his wife of nearly two years.

"Ashley appreciates me for me and accepts me for who I am."

They met in San Angelo, Texas, her hometown, while Kolfage was stationed there before he lost his limbs. After he moved to Tucson, he contacted her and they began a relationship.

"He's pretty independent," says Ashley Kolfage, 27, who teaches second grade.

She humbly deflects credit for her husband's outlook on life. It's all him, she says.

"Once you look past his injuries and get to know him, he's a regular guy," she said.

In the years since his near-fatal mortar and his release from Walter Reed, Kolfage has returned to the hospital several times. But not as a patient - he counsels fellow injured veterans.

He listens to their pain and anger. He shares his experience.

And he tells them is he is grateful to be living.

Ernesto "Neto" Portillo Jr. is editor of La Estrella de Tucsón. He can be reached at (520) 573-4187 or at netopjr@azstarnet.com

Copyright 2014 Arizona Daily Star. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Activate

La Estrella video

La Estrella: Más mariachi y Cantinflas

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco se diviertan con mariachi y el chato.

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan sobre música, películas y Sonora.

La Estrella: noticias y música

La Estrella: noticias y música

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Luis Carrasco presentan noticias sobre el consulado de México.

La Estrella: Celebrando el beisbol

La Estrella: Celebrando el beisbol

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan de los muchachos del deporte.

La historia de una inmigrante guatemalteca

La historia de una inmigrante guatemalteca

Editor Ernesto "Neto" Portillo Jr. y el reportero Luis Carrasco hablan de Karen Soto y su hija.

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Más de 2.700 bailarines interpretaron el viernes la Morenada, una de las danzas folclóricas …

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y y Liliana López Ruelas, de l…

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, presenta la nueva edición de L…

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

La Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza organizó una vigilia de 48 horas en Ambos Nogales.

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, habla de la edición de esta se…

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...