Desde Tucsón: Mi gusto es

2013-06-21T00:00:00Z Desde Tucsón: Mi gusto esOpinión por Ernesto Portillo Jr. La Estrella De Tucsón Arizona Daily Star

Creo que fue Antonio Aguilar el primero que me ayudó a conectarme con mi padre.

Yo no lo conocía cuando empezó a tejer una conexión entre los dos Portillos, padre e hijo, pero lo conocí a través de su música: la ranchera mexicana.

Concretamente sucedió con "Alma llanera", una cadenciosa y poética canción que no es de México sino de Venezuela. Ese país sudamericano la considera su segundo himno nacional.

Con su introducción con un arpa angelical, la versión de Aguilar me hipnotizó. Años después me enteraría de que la canción trataba sobre el espíritu de los llaneros que viven en la planicie de Venezuela, gente enamorada de su mágica tierra, similar al embrujo de los habitantes del desierto de Baja Arizona.

Fue la primera de muchas canciones que me unirían a mi papá, un inmigrante mexicano originario de Chihuahua que vino a Tucsón a trabajar en una estación de radio en español, la cual ha mantenido viva la música de la comunidad de la diáspora mexicana y de sus hijos.

Al crecer en la década de los sesentas en la familia Portillo, era música mexicana lo que brotaba del radio y luego de aquella consola color verde aguacate con radio y fonógrafo integrados.

¿Pop y rock? No mucho.

En nuestra casa los "rock stars" eran Aguilar y otros cantantes de ranchero como Javier Solís y Pedro Infante; divas como las Hermanas Huerta y Lola Beltrán; los tríos románticos, y la música mexicana clásica de Agustín Lara, Toña La Negra y Pedro Vargas.

Y por supuesto que también los mariachis. La primera canción de mariachi que se quedó grabada en mi mente fue la alegre "La Bikina", llevada a la fama por el Mariachi Vargas de Tecalitlán.

Aunque mi papá era un fiel seguidor de la música mexicana, también amaba el sonido big band de Glenn Miller, Tommy Dorsey y, mi favorito, Benny Goodman. Muy seguido me dice que cuando era un adolescente viviendo en Ciudad Juárez empezó a apreciar la música swing, que en algún tiempo fuera el sonido popular de Estados Unidos.

Para cuando yo llegué a la adolescencia, el pop en inglés estaba muy lejos de mí. ¿Los Rolling Stones? ¿Los Beatles? ¿Los Beach Boys?

¿Quién?

Mi desconocimiento de la música de moda me dejaba como el chico raro ante algunos de mis compañeros de secundaria en la Escuela Católica de Todos los Santos de la Catedral. No podían creer que yo no conociera "In-A-Gadda-Da-Vida", de Iron Butterfly, o canciones de The Byrds y Janis Joplin.

Incluso mi prima mexicana María Elena Zayas Dyer, que vivía en Guadalajara, México, no podía entender mi falta de conocimiento en la música apropiada para mi edad.

"¿Cómo que no escuchas a Los Beatles?", me preguntó casi reprochándome.

Cuando le expliqué que a los que yo oía era a Aguilar, José Alfredo Jiménez, Flor Silvestre y Marco Antonio Muñiz, ella ha de haber visto a su loco primo gringo y se debe haber preguntado a qué lugar equivocado al norte de la frontera se habrá ido.

Nada estaba equivocado. Mi papá simplemente me había guiado para ver hacia el Sur y crear la banda sonora de mi juventud. Además, él en realidad conocía a algunos de mis ídolos musicales.

Una vez, cuando fuimos a la Ciudad de México, él fue a un popular teatro musical y me llevó detrás del escenario a conocer a una de las cantantes y actrices más populares de México. Se trataba de la deslumbrante y escultural Lucha Villa.

Oh, yeah. Por desgracia, no les podía presumir a los chicos de la escuela que yo había conocido a esa hermosa sirena.

¿Qué iban a saber ellos?

No importaba. Mi padre me llevó a un bello y significativo mundo sonoro que, a veces, sentía que era mío nomás.

Él nunca me impuso su gama musical. Nunca insistió en que escuchara las rancheras, los tríos, mariachi, danzones, norteño, huapangos, sones ni corridos.

Él simplemente sintonizaba la radio o ponía un disco y dejaba que la música hiciera maravillas. Y las hizo.

Gracias, papá.

Ernesto "Neto" Portillo Jr. es editor de La Estrella de Tucsón. Contáctalo al (520) 573-4187 o en netopjr@azstarnet.com

I think it was Antonio Aguilar who first helped connect me with my father.

I did not know him when he began weaving a connection between the two Portillos, Sr. and Jr. But I knew him through his music: Mexican ranchera.

Specifically it was the song, "Alma Llanera," a lilting, poetic song that comes not from Mexico but from Venezuela. The South American country considers the song its second national anthem.

With its angelic harp introduction, Aguilar's version mesmerized me. Years later I would learn the song was about the spirit of the llaneros who live on the Venezuelan plains, people in love with their magical land, much like the bewitched desert dwellers of Baja Arizona.

It was the first of many songs that would link me to my father, a Mexican immigrant from Chihuahua, who came to Tucson to work at a Spanish-language radio station which kept alive the music of Mexico's diaspora community and their children.

Growing up in the 60s in the Portillo household, it was música mexicana that poured out of the radio and later from the avocado green console with its built-in radio and phonograph.

American pop and rock music? Not so much.

In our home the "rock stars" were Aguilar and other ranchero singers such as Javier Solís and Pedro Infante; the divas las Hermanas Huerta and Lola Beltrán; the romantic trios; and the classical Mexican music of Agustín Lara, Toña la Negra and Pedro Vargas.

Of course, there were also the mariachis. The first mariachi tune to burn in my memory was the frolicking "La Bikina," made famous by the grand Mariachi Vargas de Tecalitlán.

While my father was a homer for Mexican music, he also loved the big band sound of Glenn Miller, Tommy Dorsey and, my favorite, Benny Goodman. He would often tell me that, as a teenager living in Ciudad Juárez, south of the Río Bravo from El Paso, he grew to appreciate swing music, America's one-time popular sound.

Yet when I became a teen, English-language pop was a distant tune for me. The Rolling Stones? The Beatles? The Beach Boys?

¿Quién?

My unfamiliarity with popular music left me as the odd kid out with some of my middle-school classmates at Cathedral-All Saints Catholic School. They were incredulous I didn't know "In-A-Gadda-Da-Vida" by Iron Butterfly or songs by The Byrds and Janis Joplin.

Even my Mexican cousin Maria Elena Zayas Dyer in Guadalajara, Mexico, could not understand my lack of knowledge of proper music.

"What do you mean you don't listen to The Beatles?" she asked in an exasperated voice.

When I explained to her that I listened to Aguilar, José Alfredo Jiménez, Flor Silvestre and Marco Antonio Muñiz, she would look at her crazy gringo cousin wondering where he went wrong north of the border.

Nothing had gone wrong. My father simply had guided me to look south to create the soundtrack of my youth. Moreover, he actually knew some of my singing idols.

Once, when we were in Mexico City, we went to a popular vaudeville theater and he took me backstage to meet one of Mexico's most popular singers and actresses. She was the stunning, statuesque Lucha Villa.

Oh, yeah. Unfortunately, I couldn't brag to the guys at school about meeting this gorgeous siren.

What did they know?

Didn't matter. My father led me to a beautiful and meaningful sonic world which, at times, I felt was mine alone.

He never forced on me his musical palette. He never insisted that I listen to rancheras, tríos, mariachi, danzones, norteño, huapangos, sones and corridos.

He simply turned on the radio or put on a record and let the music work its wonder. It did.

Gracias, papá.

Ernesto "Neto" Portillo Jr. es editor de La Estrella de Tucsón. Contáctalo al (520) 573-4187 o en netopjr@azstarnet.com

Copyright 2014 Arizona Daily Star. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Activate

La Estrella video

La Estrella: Más mariachi y Cantinflas

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco se diviertan con mariachi y el chato.

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan sobre música, películas y Sonora.

La Estrella: noticias y música

La Estrella: noticias y música

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Luis Carrasco presentan noticias sobre el consulado de México.

La Estrella: Celebrando el beisbol

La Estrella: Celebrando el beisbol

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan de los muchachos del deporte.

La historia de una inmigrante guatemalteca

La historia de una inmigrante guatemalteca

Editor Ernesto "Neto" Portillo Jr. y el reportero Luis Carrasco hablan de Karen Soto y su hija.

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Más de 2.700 bailarines interpretaron el viernes la Morenada, una de las danzas folclóricas …

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y y Liliana López Ruelas, de l…

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, presenta la nueva edición de L…

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

La Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza organizó una vigilia de 48 horas en Ambos Nogales.

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, habla de la edición de esta se…

Featured businesses

View more...