Amasar antes del amanecer, darle ricas formas al pan, hornearlo y venderlo aún calientito es todo un ritual de las panaderías, las cuales encierran muchas tradiciones de sus pueblos.

ARCHIVO, MIKE CHRISTY / LA ESTRELLA DE TUCSóN