Carlos Encinas, ya jubilado tras más de 20 años como maestro de Sam Hughes, pintó un gran mural de dos faces que encierra lo más significativo de Tucsón y de esta escuela primaria.