La persona que vive como arrendatario en una de las casas que quedó en medio del complejo para estudiantes se ríe de la situación. Dice que con las experiencias que ha vivido dentro y fuera de la cárcel se siente preparado para el arribo de casi 800 estudiantes universitarios el próximo verano.