La ex congresista y sobreviviente de un toriteo Gabrielle Giffords habló el jueves 16 de marzo en el lanzamiento de una coalición de Arizona que calbildeará para promover nuevas restricciones a las armas. La acompaña su esposo Mark Kelly.

Howard Fischer / Capitol Media Services

PHOENIX — La ex congresista Gabrielle Giffords y su esposo Mark Kelly tienen un mensaje para los legisladores de Arizona: Promulguen restricciones razonables a las armas o nosotros ayudaremos a que se elija a personas que sí lo harán.

Y si es necesario, dijo Kelly, cofundador junto con Giffords de Estadounidenses por Soluciones Responsables, el grupo llevará el asunto directamente a los electores.

En una conferencia de prensa el 16 de marzo para lanzar la Coalición por el Sentido Común de Arizona (Arizona Coalition for Common Sense), Kelly reconoció los obstáculos políticos que quedan.

“Arizona es diferente”, dijo, con una larga historia de armas de fuego –y una relación con ellas. “Arizona puede ser un estado engañoso si consideras esto”.

Kelly dijo que la primera línea de ataque es intentar cambiar las políticas. Dijo que eso involucra convencer a los legisladores de que la mayoría en Arizona quiere cerrar lo que algunos llaman el “agujero” en el show de armas que exenta a personas que compran armas, a diferencia de otros, de tener que pasar por la misma revisión de antecedentes que pasarían si compran un arma de fuego de un vendedor con licencia.

Pero dijo que Estadounidenses por Soluciones Responsables está inmerso en más que sólo las políticas, pues tiene un presupuesto anual cercano a los 15 millones de dólares.

“Y gran parte de ese dinero lo gastamos en época de elecciones de noviembre en años pares”, dijo Kelly.

“Cuando no podemos hacer que la Legislatura apruebe una ley que no solamente creemos que tiene sentido sino que los ciudadanos de ese estado apoyan abrumadoramente, trabajamos realmente duro para elegir a gente que apoyará ese proyecto de ley en la Legislatura”, continuó. “Y hemos hecho eso una y otra vez”.

Y cuenta con algo más que dinero: Giffords. Ella sobrevivió al intento de asesinato en un evento con ciudadanos de Tucsón, donde murieron seis personas.

Y si cabildear y trabajar para dejar fuera a ciertos legisladores no funciona, Kelly dijo que queda la posibilidad de diseñar sus propias medidas y buscar que sean aprobadas en las urnas. Dijo que el grupo participó con éxito en propuestas a los electores sobre las revisiones universales en Washington, California y Nevada.

Sin embargo, Kelly dijo que preferiría no pasar por esa ruta en Arizona.

“Le mejor forma sería para nosotros reunirnos inicialmente con los integrantes de la Legislatura y hacer nuestro propio cabildeo por estos proyectos de ley que, como dije, apoya el 82 por ciento de los arizonenses”, dijo. “Y si en última instancia eso no funciona, utilizar nuestras otras opciones”.

Kelly dijo que él y su esposa quieren reunirse también con el gobernador Doug Ducey. Pero le sacó la vuelta a la pregunta sobre si creía que el gobernador sería receptivo al mensaje de su grupo.

“No en este tema, pero en términos generales el gobernador me ha parecido una persona pensante con la que la gente puede trabajar”, respondió Kelly.

“Lo que espero es en algún momento reunirme con él y explicarle estas cosas”, prosiguió. “Tú sabes, podríamos tener algunas cosas en común en este tema”.

La única medida que Ducey ha vetado en su vida fue una propuesta por igualar las leyes de armas de Arizona a las adoptadas por otros estados. Pero incluso en ese caso, el gobernador subrayó que él es un firme partidario de la Segunda Enmienda, diciendo que él desea que Arizona “siga llevando su propio curso” en cuanto a la reglamentación de armas.

Kelly está consciente del historial de Ducey.

“Así es que lo discutiremos si llego a tener la oportunidad de hablar con él sobre esto”.

Durante la conferencia de prensa, Kelly se apoyó en cifras que, dijo, prueban la necesidad de regulaciones.

“De 2001 a 2010, tres mil 303 personas fueron asesinadas con arma de fuego tan sólo en Arizona”, dijo. Y Kelly argumentó que ese número pudo haberse reducido con nuevas leyes de armas, incluyendo la revisión forzosa de antecedentes.

“En los estados y el distrito de Columbia que ya requieren la revisión de antecedentes para toda venta de armas, especialmente para la venta de pistolas, hay un 46 por ciento menos de mujeres asesinadas por su pareja”, dijo. Hay 48 por ciento menos de suicidios con armas de fuego y 48 por ciento menos de oficiales de policía heridos de muerte con pistola”.

Pero Dave Kopp, quien cabildea para la Liga de Defensa de los Ciudadanos de Arizona (Arizona Citizens Defense League), la cual está detrás de la mayoría de las medidas liberalizadoras de las leyes de armas, dijo que equiparar la violencia con armas a la falta de revisión de antecedentes es “una falsa equivalencia”.

Kopp dijo que el gobierno federal realiza millones de revisiones cada año y rechaza sólo al 2 por ciento. Y la mayoría de ello, dijo, son errores, de forma que en algún momento se concreta la venta del arma.

Y Kopp rechazó la afirmación de que las personas que saben que no pasarían satisfactoriamente una revisión de antecedentes buscan armas en ventas privadas, entre ellas las de expos de armas.

“La gente que busca comprar armas de forma ilegal las está comprando ilegalmente”, dijo, argumentando que realizar todas las revisiones de antecedentes impone obstáculos adicionales a los ciudadanos respetuosos de la ley. “Un delincuente va a comprar un arma así tenga que pasar por un ciudadano respetuoso de la ley o no”.

Además de bloquear las revisiones de antecedentes, entre las medidas que están en proceso en esta sesión están el ofrecer protección adicional frente a demandas civiles para los negocios que permiten que sus clientes entren a sus establecimientos con armas, asegurar que la gente no sea juzgada por lo que alegan son descargas accidentales de las armas de fuego y permitir a la gente utilizar ciertos tipos de balas de calibres pequeños en los límites de la ciudad.