Este fin de semana, se espera que 140 millones de consumidores se lancen a las tiendas de Estados Unidos por las ventas del Viernes Negro.

Y el de los hispanos será uno de los grupos étnicos que más observen los analistas y expertos del consumo. En Tucsón, se espera que mexicanos de Sonora crucen la frontera rumbo a los centros comerciales y grandes tiendas en busca de las mejores ofertas.

Para el viernes 22, más de mil reservaciones en hoteles de Tucsón ya se habían hecho por mexicanos de Sonora para hospedarse el fin de semana feriado del Día de Acción de Gracias, que incluye el Viernes Negro, dijo Felipe García, vicepresidente de la Oficina Metropolitana de Convenciones y Visitantes, entidad que se encarga de promover a la ciudad de Tucsón.

Aunque no cuenta con cifras o cálculos específicos sobre cuánto gastan los mexicanos que hacen sus compras navideñas el Viernes Negro o en el resto de la temporada decembrina, García dijo que de forma anecdótica sabe que para los comerciantes del Tucsón y el resto del Sur de Arizona el consumidor mexicano es clave.

Como ejemplo citó que el lunes 18 de noviembre, cuando en México se celebró por anticipado el aniversario de la Revolución Mexicana, la tienda Walmart de Nogales estaba llena de mexicanos, a juzgar por la preponderancia de placas mexicanas en los coches aparcados.

“Los comerciantes me han dicho que ‘mientras que la gente local viene y compra dos piececitas, la gente de México viene y compra 10 camisetas, cinco shorts, cinco pantalones; todo un ajuar completo”, dijo García.

Melissa Goff, vicepresidenta de comunicaciones de la sección de Macy’s que rige a Tucsón, dijo que sin duda alguna el Viernes Negro es la época de compras más importante del año para la empresa y los dirigentes locales de las tiendas. Añadió que cada región tiene equipos que responden a las necesidades de su clientela.

Siendo una de las tiendas a la que más latinos y mexicanos acuden en Tucsón, la empresa Macy’s ha destilado en los últimos años líneas de ropas con más colorido, con el perfil del consumidor latino en mente, según expertos en mercadeo y modas. Mientras tanto, la tienda Curacao de Tucsón, conocida como una de las empresas más exitosas con el cliente latino, está preparándose para recibir a sus clientes este fin de semana, dijo Guillermo Martínez, el director de la tienda de Tucsón en el centro comercial Southgate.

Curacao abrirá sus puertas a la medianoche, para amanecer el Viernes Negro, con tres promociones distintas, dijo Martínez. Añadió que el año pasado las filas para entrar comenzaron como a las 6 de la tarde del jueves y espera algo similar este año.

Ralph Álvarez, el director de Velocidad, el brazo de mercadeo para el sector hispano de Integer con base en Colorado, un consorcio de mercadeo internacional, dijo que el consumidor latino es diferente, ya que mientras que el cliente anglosajón va en una búsqueda frenética por las mejores ofertas, para el hispano es una ocasión de pasarse un buen tiempo familiar.

A la vez, mientras que para el anglosajón promedio tal vez el ir a desvelarse y esperar a que abran las puertas en Viernes Negro es para obtener la mejor oferta por un artículo para sí mismo, para el latino es una oportunidad para sacrificar sus ahorros y tal vez hasta endeudarse con tal de hacer felices a sus seres queridos o sus amistades, dijo Álvarez.

“Para el anglo es un comportamiento mercenario: se trata de obtener la mejor oferta sobre algún producto”, dijo Álvarez.

“Para el hispano no sólo es una razón para reunirse con la familia y amigos, sino para sacrificarse por su familia, sabiendo que obtuvo algo que, tal vez sí o quizás no, obtuvo algo que no puede costearse pero se siente bien por haberlo hecho”.

Contacta a Joseph Treviño al 807-8029 o en jtrevino@azstarnet.com.