PHOENIX.– El jefe policial de Arizona que se define como el más severo de Estados Unidos se dispone a abrir fuego en torno a la autenticidad de la partida de nacimiento del presidente Barack Obama.

Esta controversia sobre el mandatario ya era un asunto más que refutado, pero algunos sectores conservadores lo mantienen vivo.

El jefe policial del condado de Maricopa, Joe Arpaio, dijo que los resultados preliminares de una investigación que efectuaron voluntarios de su cuerpo de casos sin resolver en torno a la controversia.

Sin embargo, Arpaio también afronta sus propios problemas, como la pesquisa de un jurado investigador federal sobre presunto abuso del poder y acusaciones del Departamento de Justicia sobre acciones policiales dirigidas específicamente contra personas por su aspecto racial.

En lugar de alejarse de los reflectores, Arpaio hace exactamente lo contrario en una forma que le ha impulsado su carrera y que le ha adquirido fama en todo el país.