Un grupo de 23 jóvenes, cámaras a la mano, se dieron a la tarea esta semana de documentar las particularidades de su comunidad fronteriza.

Los chicos, entre 12 y 18 años de edad, participaron en un campamento fotográfico en Arivaca presentado por la revista National Geographics, la cual los llevó desde el muro fronterizo en Sásabe hasta una mina abandonada en el pueblo fantasma de Ruby, Arizona.

El campamento comenzó el lunes 16 y concluye con una exhibición fotográfica el viernes 20 de junio en el Centro Comunitario de Arivaca.

El proyecto nació del deseo de Jason de León, un antropólogo de la Universidad de Michigan quien ha estado trabajando en la frontera, de ayudar a la comunidad y mostrar su agradecimiento por todo el apoyo que le han mostrado a él y a sus estudiantes.

“Este pueblo ha hecho mucho por todos nosotros a nivel personal, así que esta es una manera de dar las gracias desde el fondo de nuestros corazones”, dijo. “Es un gesto pequeño, pero espero que la gente lo aprecie, porque realmente hemos tratado de hacer algo especial para los niños”.

Con su cámara apuntando a México entre las barras del muro en Sásabe, Pachynne Ignacio, de 16 años, estaba concentrada en capturar lo que veía a través de su lente.

“Nunca había visto el muro, es algo real y es un problema verdadero aquí”, dijo la joven originaria de Sells. “Verlo hace que todo se sienta más real de lo que parece en casa”.

Aunque apenas comenzaba la mañana, Ignacio ya había tomado más de 700 fotos, y comentó que el primer día se le había acabado la batería a su cámara, pero que sus maestros habían dicho que eso era algo positivo.

Manuel Grijalva, de 12 años y originario de Sásabe, dijo que estaba disfrutando del campamento y que le gustaba tomar fotos de animales. Para él los maestros estaban haciendo un buen trabajo.

“Nos enseñaron cómo tomar fotos de cerquita, de lejos, sobre los ángulos y todo eso”, platicó.

El grupo de instructores estaba formado por fotógrafos y editores de la revista National Geographic, quienes no sólo se concentraron en el aspecto técnico de una fotografía sino también en la capacidad del medio para contar una historia.

“Pasamos mucho tiempo observando cada imagen y viéndola en dos niveles, vemos la composición y la luz, y por qué estas fotos son algo interesante que ver”, dijo Kirsten Elstner, directora del campamento.

Elstner es fundadora de Vision Workshops, una organización sin fines de lucro que organiza campamentos de fotografía en todo el mundo en sociedad con National Geographic. El campamento en Arivaca es el número 65 en 10 años.

“La idea detrás de esto es obtener la perspectiva de los jóvenes sobre temas que son importantes para todos”, dijo. “En este caso es qué se siente vivir en esta comunidad, en la frontera, sobre la inmigración y cosas así”.

Los jóvenes participantes señalaron que el campamento era una experiencia positiva y para varios de ellos la fotografía es algo que estarían interesados en seguir practicando.

“Poder capturar momentos, es lo padre de todo esto”, dijo Ignacio, señalando la frontera y a sus compañeros. “Esto va a estar aquí para siempre, pero la gente no”.

Contacta a Luis F. Carrasco al 807-8029 o en lcarrasco@azstarnet.com. En Twitter: @lfcarrasco.