PHOENIX, Arizona (AP) -- Un hombre que ha pasado más de 40 años en prisión por un incendio que mató a 29 personas en un hotel en Tucson en 1970 aceptó el martes un acuerdo con los fiscales que despejó el camino para que quede en libertad después de que su condena fue cuestionada.

El acuerdo con la fiscalía marca un sorprendente cambio para Louis Taylor, que tenía 16 años cuando fue arrestado por el incendio en el Hotel Pioneer, donde empleados de una compañía de aviación celebraban una fiesta de Navidad. Se espera que quede en libertad más tarde el martes o el miércoles.

Muchos huéspedes quedaron atrapados en sus habitaciones cuando las llamas envolvieron el edificio, y las escaleras de los camiones de bomberos eran demasiado cortas para llegar a los pisos superiores. Algunas personas murieron al lanzarse desde sus ventanas y otras se quemaron en las habitaciones. La mayoría de las muertes ocurrieron por envenenamiento con monóxido de carbono.

Taylor, de 59 años, fue sentenciado a 28 cadenas perpetuas consecutivas y, durante más de cuatro decenios en prisión, ha mantenido su inocencia.

Taylor, que es negro, afirma que fue convicto injustamente por un jurado de blancos luego que la policía no investigó a otros sospechosos. Reportes en aquel momento dijeron que Taylor estaba ayudando a personas a escapar del incendio antes de ser arrestado esa noche. Nunca fue acusado formalmente por la muerte meses más tarde de la 29na víctima a causa de heridas sufridas en el siniestro.

Sus apelaciones se agotaron luego que la Corte Suprema le negó un nuevo juicio en 1983. Mientras tanto, el juez que presidió su juicio ha expresado públicamente escepticismo sobre el veredicto, y se mantuvo en contacto con Taylor, enviándole regalos de Navidad y libros de derecho.

Reportes en el 2002 en el programa de la CBS "60 Minutes" cuestionaron si el incendio fue intencional.

La policía entonces comenzó a revisar la evidencia y un grupo legal voluntario, el Arizona Justice Project, examinó los documentos del caso para determinar si Taylor recibió un juicio justo. El principal investigador del incendio le dijo a The Associated Press que mantiene su conclusión de que se trató de un incendio intencional.

"Sí, definitivamente, no hay dudas", dijo el lunes Cy Holmes, que tiene ahora 83 años.

El Arizona Justice Project, que trabaja a favor de reclusos que se piensa fueron condenados injustamente, le pidió en octubre a un tribunal que desestimara el caso o celebrara una audiencia sobre la evidencia, haciendo notar que varios expertos que usaron tecnología moderna dijeron que no era posible determinar si el incendio había sido intencional. Los abogados dijeron también que hubo mala conducta de la fiscalía durante el juicio, cuando no se proveyó a la defensa reportes que indicaban que no se habían hallado combustibles destinados a acelerar el fuego en el lugar.

El abogado Michael Piccarreta dijo el fin de semana que Taylor mantiene que es inocente, pero accedió al acuerdo para salir pronto de prisión.