El abrumado líder del Distrito Escolar Unificado de Sunnyside (Sunnyside Unified School District) se declaró en bancarrota, tipo Chapter 7, de acuerdo a documentos del Tribunal.

Manuel Isquierdo presentó sus documentos el martes 21 de mayo, tan sólo unos días antes de la fecha prevista para que perdiera su hogar en Oro Valley, valuado en 1.1 millones de dólares en un juicio hipotecario, de acuerdo a documentos del Tribunal Federal de Bancarrota de Estados Unidos (U.S. Bankruptcy Court).

La demanda valora sus bienes y deudas entre 500 mil dólares y 1 millón, pero no proveyó una lista específica de bienes o deudas, como tampoco incluyó una declaración de ingresos o de pagos de su empleador.

Isquierdo, quien en Sunnyside gana 305 mil dólares por año, tiene 14 días para proveer tal información.

Declararse en bancarrota usualmente detiene el proceso de un juicio hipotecario, así como cualquier otra recolección de deudas.

Isquierdo dijo que sus abogados le aconsejaron que explorara la posibilidad de una bancarrota como forma de negociar el juicio hipotecario en contra de su casa.

Isquierdo compró la casa en el 2011 por 1.1 millones de dólares, lo que incluyó un pago inicial de 5 mil dólares, financiada por los dueños en lugar del banco. La casa bajó de valor después de que la compró, dijo.

La bancarrota es el más reciente de una serie de problemas legales del Superintendente desde que tomó el mando del Distrito en 2007.

Éstos incluyen una deuda de más de 150 mil dólares en impuestos y la suspensión de su licencia por multas que no fueron pagadas.

El abrumado líder de Sunnyside Unified School District se fue a bancarrota, Chapter 7, de acuerdo a documentos de tribunal.

Manuel Isquierdo presentó sus documentos el jueves, 21 de mayo, tan sólo unos días antes de que estaba previsto a perder su hogar en Oro Valley valorado en 1.1 millones de dólares a un juicio hipotecario, de acuerdo a documentos del tribunal federal de bancarrota, U.S. Bankruptcy Court.

La demanda valora sus bienes y deudas entre 500 mil dólares y 1 millón, pero no proveyó una lista específica de bienes o deudas. Como tampoco incluyó una declaración de ingresos o de pagos de su empleador.

Isquierdo, quien gana 305 mil dólares por año, tiene 14 días para proveer tal información.

Presentar una bancarrota usualmente detiene el proceso de un juicio hipotecario, así como cualquier otra recolección de deudas.

Isquierdo dijo que sus abogados le aconsejaron que explorara la posibilidad de una bancarrota como una forma de negociar el juicio hipotecario en contra de su casa.

Isquierdo compró la casa en el 2011 por 1.1 millones de dólares, lo que incluyó un pago inicial de entrada de 5 mil dólares, financiada por los dueños en lugar del banco. La casa bajó de valor después de que la compró, dijo.

La bancarrota es la más reciente de una serie de problemas legales para el superintendente, desde que tomó el mando del distrito en el 2007.

Estas incluyen deber más de 150 mil dólares en impuestos y serle suspendida su licencia por multas que no fueron pagadas.

He has also faced criticism for making improper charges on his district credit card and for the district's use of athletes to pass out literature in support of a bond election in past years.

On Tuesday night, Isquierdo said this latest issue will not prevent him from performing his duties as superintendent.

"I still feel it's a personal matter," he said, referring to the bankruptcy.