PHOENIX (AP) -- Un grupo de senadores estadounidenses que participará de la reforma de la ley de inmigración realizará un viaje por la frontera con México en Arizona a fin de apreciar directamente los temas que afectan la divisoria.

Los senadores republicanos John McCain y Jeff Flake visitarán la zona fronteriza el miércoles junto con sus colegas demócratas Chuck Schumer y Michael Bennet. Todos ellos son miembros de la llamada Banda de los Ocho, que en las últimas semanas ha intentado redactar un proyecto de reforma a la ley de inmigración.

El viaje tiene lugar mientras el Congreso está de vacaciones y los legisladores concluyen un proyecto de ley para defender la frontera y dar a 11 millones de ilegales la posibilidad de obtener, a largo plazo, la ciudadanía. El presidente Barack Obama pidió al Congreso que apruebe este año una reforma de inmigración, y la seguridad fronteriza tiene una importancia crítica para McCain y otros republicanos según los cuales algunas zonas de la frontera son muy porosas.

"Desearía que todos los miembros del Senado y el Congreso de Estados Unidos pudieran ver la frontera", dijo McCain a los periodistas el lunes en Phoenix. "Solamente entonces puede apreciarse la extensión, las dificultades y los desafíos de la frontera, y se puede apreciar realmente la necesidad de defender la seguridad fronteriza".

La legislación propuesta seguramente dejará a los inmigrantes ilegales en un período de 13 años para obtener la ciudadanía y establecerá nuevos criterios para la seguridad fronteriza, permitirá la entrada de más trabajadores braceros y los de alta preparación y obligará a las empresas a incrementar las normas de verificación de que sus empleados residen legalmente en el país.

McCain dijo el lunes en Phoenix a un grupo de activistas de inmigración que no quedarán completamente satisfechos con la reforma y advirtió que el grupo debe superar sus profundos desacuerdos.

"Hemos avanzado en varias áreas y me siento alentado, aunque sigue habiendo otras en las que no concordamos", indicó.

McCain dijo que los legisladores llegaron a un acuerdo para proteger a los inmigrantes jóvenes que fueron llevados al país en forma irregular cuando eran niños y con visas de trabajo, pero no dio detalles.

Según informes de prensa, la Cámara de Comercio y la central sindical AFL-CIO llegaron a un acuerdo el viernes para traer hasta 200.000 braceros al año. Empero, no coincidieron en los salarios que cobrarán