Las inscripciones siguen bajando en el Colegio Comunitario Pima y la escuela no tiene planes sobre cómo detener la caída, a pesar de tener más de una docena de administradores en la nómina que son responsables de ello, demostró una investigación del Arizona Daily Star.

El nuevo líder de la universidad dijo que tiene planes para asegurarse de que los administradores -que en conjunto obtienen cerca de 2 millones de dólares por año- empiecen a hacer un mejor trabajo.

Reportes de registros internos de PCC obtenidos por el Arizona Daily Star muestran un descenso de un 9 por ciento de las inscripciones para la sesión de otoño que acaba de comenzar, eso es aparte de la caída de un 11 por ciento visto durante el otoño pasado.

El panorama es peor en tres de los seis campus del colegio, que están viendo caídas en cifras de dígitos.

Las inscripciones en el campus en Menlo Park, ubicado en la Avenida Bonita, ha bajado un 11 por ciento. Desert Vista, en el lado sur de Tucsón, ha caído 18 por ciento y el campus del noroeste -ahora experimentando una expansión de 10 millones de dólares para dar cabida a más estudiantes- tiene 12 por ciento menos estudiantes.

En comparación, la matriculación bajó un 2.4 por ciento este año en el sistema de Colegios Comunitarios de Maricopa, a unas pocas horas al norte de Tucson, según las cifras iniciales.

La Universidad de Arizona está en camino de un aumento del 1 por ciento, según datos de la UA. La universidad rompió un registro de inscripción del otoño pasado, superando por primera vez los 40 mil estudiantes. Se esperan cerca de 500 estudiantes adicionales este otoño.

En PCC, se han hecho pocos esfuerzos por estudiar el descenso de matriculaciones y averiguar correcciones, según los documentos.

“El Colegio Pima tiene algunas conjeturas en cuanto a las causas del declive de inscripciones, pero no ha hecho mucho análisis en profundidad”, dijo una reciente propuesta de PCC para contratar a un consultor de gestión de la matrícula para estudiar el problema.

“Tampoco se ha hecho ninguna planificación sistemática para detener y revertir la tendencia, que no parece estar revirtiendo”, según la propuesta escrita en junio por la ex canciller interina, Zelema Harris.

El manejo de las matriculaciones, la contratación de un flujo constante de nuevos estudiantes y apoyar a los que ya están inscritos a que permanezcan en la escuela- es una función crítica para los colegios y universidades. Esto afecta a muchos aspectos de sus actividades, incluyendo el número de empleados necesarios, la necesidad de espacio en las aulas y los niveles de financiamiento de parte del gobierno en base al número de estudiantes.

En una entrevista la semana pasada, Lee Lambert, el nuevo canciller, dijo que la magnitud de la caída de las matriculaciones de este año lo tomó por sorpresa.

Él había esperado una disminución mucho menor del 3 por ciento, incluso en un año inundado de titulares, de una reciente sanción de dos años y ser puestos bajo prueba por el acreditador de la escuela.

Lambert reconoció que la cuestión de las matriculaciones está en ruinas en la escuela, pero dijo que ahora es un mal momento para traer a un consultor.

Con el fin de salir de la prueba impuesta, el PCC ya está enfrentando otros problemas de administración y manejo que fueron identificados por el acreditador, dijo Lambert. Si eso no ocurre, el PCC podría perder la acreditación, lo que podría provocar que no pudiese seguir adelante.

Lambert dijo que gran parte de la culpa de los problemas de matriculaciones cae en el liderazgo que antes tuvo la escuela.

El ex canciller Roy Flores, quien renunció el año pasado tras un escándalo de acoso sexual, y la ex preboste, Suzanne Miles desalentaron a los administradores de cumplir con sus funciones sobre mejorar las matriculaciones. dijo.

Sylvia Lee, miembro de la Mesa Directiva de PCC y ex presidenta de unos de los campus de PCC durante la época Flores- Miles, estuvo de acuerdo con Lambert. Lee dijo en una entrevista que Flores y Miles desmantelaron muchos sistemas del colegio que apoyaba el crecimiento de la matriculación y la estabilidad.

A principios de 2011, por ejemplo, Flores eliminó a seis reclutadores en las escuelas preparatorias, cerró un programa de visitas de quinto año de primaria y cerró los tres centros de atención infantil de PCC para los estudiantes adultos, dijo Lee.

Flores y Miles también cambiaron las normas de admisión de la escuela en violación de su misión, según descubrió el acreditador. Cerca de 5 mil aspirantes a estudiantes se alejaron el año pasado como consecuencia de ello.

Lambert dijo que cree que el mejor enfoque por ahora es trabajar con los administradores, quienes se supone que deben manejar las inscripciones.

“Tenemos gente a la que se les paga por hacer este trabajo y creo que lo pueden hacer si se les dá la oportunidad”, dijo.