Por Perla Trevizo

La Estrella de Tucsón

Ubicar a las organizaciones criminales mediante el seguimiento al dinero será un aspecto clave en la contención del flujo de centroamericanos que cruzan la frontera, según informó un agente de seguridad del país el pasado martes 22 de julio.

“La única razón por la que un contrabandista extranjero está en el negocio es por el dinero”, dijo Scott Brown, agente especial adjunto a cargo de las Investigaciones de Seguridad Nacional en Inmigración y Control de Aduanas en Phoenix. “Si hacemos que el negocio no sea rentable para ellos, eso puede dejar fuera a más de los que podríamos arrestar”.

En lo que va del presente año fiscal (que termina el último día de septiembre), la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha aprehendido a más de 100 mil menores no acompañados y padres con niños cruzando la frontera, muchos de ellos en el área del Valle de Río Grande.

Para enfrentar el problema, la administración de Obama ha dicho que el gobierno se enfocaría en desbaratar las redes de contrabando humano aquí y en los países de origen. A medida que la proporción de centroamericanos – de Honduras, El Salvador y Guatemala- que vienen a Estados Unidos ha crecido, también lo ha hecho el número de criminales que llega de esos países.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Jen Johnson, estaba en McAllen, Texas, el martes para hablar de la operación de 90 días del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la cual inició el 23 de junio, enfocada en organizaciones de tráfico de humanos en el Valle de Río Grande.

Durante el primer mes: Cerca de 200 contrabandistas y personas que trabajan con ellos fueron arrestados; alrededor de 500 inmigrantes ilegales fueron detenidos, se incautaron cuatro armas de fuego y 128 vehículos y fueron confiscados más de 625 mil dólares de alrededor de 300 cuentas bancarias de los contrabandistas, indica un comunicado de prensa.

“Hemos seguido enfatizando que nuestras fronteras no están abiertas a la inmigración ilegal y que si tú entras e Estados Unidos de forma ilegal, te enviaremos de regreso”, dijo Johnson.

“Igualmente importante, aquellos que ayudan a los inmigrantes por una ganancia económica serán ubicados, arrestados y enjuiciados”, dijo. “Nos estamos enfocando en los bolsillos de esos traficantes de humanos, incluidas sus actividades de lavado de dinero en Estados Unidos, trabajando con nuestros pares de México y Centroamérica para rastrear, interceptar e incautar el dinero que circula por México y Centroamérica”.

Las cuotas de los contrabandistas oscilan entre unos cuantos cientos de dólares para alguien de México hasta 5 mil o incluso 10 mil dólares por gente procedente de Centro y Sudamérica, dijo el ICE.

Arizona encabeza las investigaciones de lavado de dinero desde que se convirtió en una ubicación privilegiada para el contrabando de humanos a finales de la década de los noventa y principios de los años 2000, dijo Amber Cargile, vocera del ICE en Phoenix.

Mientras que Tucsón es un corredor para el contrabando, Phoenix es un centro de transportación. Los contrabandistas traen a los inmigrantes por Tucsón y los llevan a Phoenix, donde los colocan en casas de seguridad antes de llevarlos a otras ciudades hacia el interior del país.



Contacta a Perla Trevizo al 573-4210 o en ptrevizo@tucson.com.

En Twitter: @Perla_Trevizo.