María Bustillos lleva un par de cervezas para dos de los clientes que el pasado sábado se divertían en el Blue Moon.