Félix Nevárez disfrutaba un partido de los Diamondbacks en el Blue Moon antes de lanzarse a la pista el 13 de julio.