Agencia Reforma México

MÉXICO, DF.- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) restringió el suministro del líquido a siete municipios de Sonora, incluida la capital, que podrían verse afectados por un derrame de químicos de la mina Buenavista del Cobre, en Cananea.

Los municipios damnificados son Arizpe, Banámichi, San Felipe de Jesús, Aconchi, Baviácora, Ures y Hermosillo, pese a que sólo el 3 por ciento de su abasto total proviene del Río Sonora.

Grupo Reforma publicó el fin de semana pasado información sobre un derrame de 40 mil metros cúbicos de lixiviados de cobre que la mina, propiedad de Grupo México, escurrió en los ríos Bacanuchi y Sonora, provocando la muerte de peces y ganado mayor.

La Conagua anunció en un comunicado que continuaría con el monitoreo de la calidad del agua en la zona para detectar posibles concentraciones de residuos metalúrgicos.

Por su parte, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ordenó a la empresa Buenavista del Cobre aplicar un plan de remediación total, tras acreditar el derrame de ácido sulfúrico.

Entre las acciones implementadas, detalló, está la neutralización del ácido por medio de cal, la construcción de represas para evitar mayores escurrimientos, el rebombeo del agua contenida y el análisis de los niveles de agua contaminados.

Culpan a minera

de ocultar la fuga

HERMOSILLO, Sonora.- Aunque Grupo México supo desde el 6 de agosto sobre el derrame de químicos al arroyo Las Tinajas, en Cananea, de manera deliberada ocultó la información, afirmó César Lagarda, delegado de la Conagua en Sonora.

Confirmó que el derrame de la presa de jales de la mina Buenaventura del Cobre, ubicada a 10 kilómetros del Río Bacanuchi, contenía metales pesados en niveles por encima de la norma, los cuales han recorrido más de 200 kilómetros de cauces naturales por este afluente que se une con el Río Sonora.

“La empresa ocultó deliberadamente la falla, una falla de diseño y de construcción de esta obra, no fue por cuestiones meteorológicas, no fue una lluvia fuerte ni nada, fue una falla, el depósito tuvo una falla estructural”, refirió.

En la mina, dijo el funcionario federal, se muele mineral, se aplica ácido sulfúrico y los químicos son reciclados, pero una de las válvulas del ciclo cerrado se desprendió.

“Falló el tubo, esa obra no la hicieron bien, falló y se fue todo, se vació el tanque y se fue al arroyo Las Tinajas y de ahí al Río Bacanuchi”, dijo Lagarda.

La mañana del viernes 8 de agosto, la corriente del Río Bacanuchi, a la altura del municipio de Arizpe, amaneció amarilla y pestilente, con peces muertos, lo que provocó pánico ante la falta de aviso.

Protección Civil fue alertada ese mismo día y junto con la Conagua analizaron el agua, obteniendo los resultados hasta el sábado por la noche.

Lagarda informó que iniciaron un proceso contra la empresa, la cual deberá cubrir los daños a productores agrícolas y ganaderos en los siete municipios afectados, y los gastos de movilización de las autoridades.

Autoridades ambientales y de protección civil tardaron cinco días en alertar a la población sobre el derrame de contaminantes en el Río Sonora.

Tardó 5 días alerta

de río contaminado

HERMOSILLO, Sonora.- Autoridades ambientales y de protección civil tardaron cinco días en alertar a la población sobre el derrame de contaminantes en el Río Sonora.

Para entonces, la mancha anaranjada de al menos 60 kilómetros de largo había pasado ya por seis municipios y llegado a Hermosillo.

La mañana del viernes, la mancha de químicos desparramados desde el miércoles tomó por sorpresa a los habitantes de Arizpe, donde el contaminado Río Bacanuchi se une al Río Sonora, y, aunque hubo tiempo de advertir a los pueblos aguas abajo del Río Sonora, nadie lo hizo.

“No, nadie nos avisó”, comentó el Alcalde de Arizpe, Vidal Vásquez.

“El viernes un comisario de Bacanuchi nos habló para decirnos que venía el agua, luego yo le hablé a Protección Civil y al rato ya llegó el agua. No sabíamos qué hacer”, agregó.

En cada uno de los pueblos la gente tomó las medidas que consideró prudentes y, finalmente, vinieron las recomendaciones.

Fue hasta la tarde de ayer domingo, luego de una reunión del Comité de Operación de Emergencias, cuando delegaciones federales como Semarnat, Conagua, Secretaría de Gobernación y Protección Civil estatal emitieron de manera oficial una alerta a quienes viven en las márgenes del Río Sonora.

“En coordinación con el Gobierno de la República y por acuerdo del Comité de Operación de Emergencias, la Unidad Estatal de Protección Civil emitió una alerta a la población ante la contaminación en el Río Sonora causada por un derrame del represo de contención de solución cargada de cobre y otros metales procesados con ácido sulfúrico de la empresa Buena Vista del Cobre S.A de C.V.”, informaron ayer las autoridades de manera conjunta.

Las autoridades no especificaron en qué consiste la alerta a la población, aunque de manera unilateral, cada Municipio aplicó desde el viernes las medidas de manera diferente.

En Arizpe se pararon las bombas de la red domiciliaria durante el viernes y el sábado por la tarde se permitió a la población usar el agua para lavar ropa, bañarse, pero no para lavar trastes, beber o preparar alimentos.

Aún con el río de color naranja, en Banámichi se permitió la noche del sábado beber el agua de la red, pero se alertaba a la población de no tocar el agua del río y alejar de él a los animales.

En Baviácora suspendieron el servicio domiciliario el sábado por la tarde, pero en otro pueblo ribereño, como Huépac, donde se celebraban las fiestas tradicionales, la información no fue difundida y los policías municipales aseguraban que la contaminación no pasó por ahí.

En Banámichi fueron familiares los que alertaron.

“Tengo un tío en Cananea que trabaja en la mina y el viernes habló en la mañana, dijo que agarraran agua porque se iba a poner el agua así y hasta más tarde avisaron que ya cortaban el agua”, dijo Jorge, mientras veía el río pasar frente a Banámichi.

Contacte a Felipe Lucero en el Email: flucero@tucson.com o al teléfono: 807-8033