En la oscuridad del templo de mediano tamaño pero cavernoso, un grupo de unos 25 hombres, mujeres y niños vestidos de apóstoles y personajes del Jerusalén del siglo uno se dirige al Monte Calvario.

La producción dista mucho de ser ostentosa y los trajes y maquillajes están lejos de ser de corte profesional, pero aquí, en Nuestra Señora de Fátima, el grupo de voluntarios que realiza esta obra de Semana Santa repone con ganas y corazón lo que le falta en recursos.

Para el grupo de voluntarios de Nuestra Señora de Fátima es una oportunidad más de servir a su comunidad durante la semana más importante para el cristianismo. En Tucsón, Semana Santa entre los latinos cobra distintas facetas, desde obras como esta a celebraciones evangélicas en masa, pasando por el misticismo de los Pascua Yaqui.

En todos los templos católicos locales están previstos servicios desde Jueves Santo hasta Domingo de Pascua, de acuerdo a la Diócesis de Tucsón. En los sectores latinos, templos como San Juan Evangelista, Nuestra Señora de Todos los Santos hasta la Catedral San Agustín se preparan para este fin de semana.

La Hermana Gladys Echenique, quien encabeza el departamento de Ministerios Hispanos de la Diócesis de Tucsón, dijo que Semana Santa cobra una dimensión única en la espiritualidad latina. Tradiciones originales como las obras de Semana Santa, la realización de mandas y la veneración de la cruz en Viernes Santo crean un tiempo propicio para la reflexión, dijo.

“Nuestra sagrada liturgia nos enseña que la Semana Santa nos da una oportunidad única para profundizar nuestro compromiso con aquel que nos llama desde el pecado a la vida nueva”, dijo Echenique.

El templo Vida Nueva, el cual cuenta con la congregación más grande de evangélicos latinos en Tucsón, realizará varios servicios especiales por Semana Santa, dijo Yvette López, pastora de la iglesia. Entre los principales están los del viernes a las 7 p.m. y el domingo a las 6:30 y 10 a.m.

“Para nosotros es algo que nos llega mucho”, dijo López. “Es la fecha y el tiempo en que nuestro salvador dio su vida por nosotros”.

Para José Alday, ex conserje de una escuela y ahora jubilado a sus 63 años de edad, este es el quinto año en que él y un grupo de voluntarios coordinan la obra de Pascua del viernes a las 7 p.m. en Nuestra Señora de Fátima. La obra y el tiempo lo dedican con mucho amor. “Queremos que todo salga bien”, dijo.

Contacta a Joseph Treviño al 807-8029 o en jtrevino@azstarnet.com.