Rodolfo Guerra (Jesús Ochoa) decide no ir a trabajar. Está harto de que su mujer (Carmen Beato) y sus tres hijas lo traten únicamente como proveedor de su casa, y es aquí donde la historia comienza.

FOTO CORTESíA CUEVANO FILMS