Una encuesta por el Centro Pew indicó que sólo el 29 por ciento de los latinos dijeron que era más importante proteger el derecho a portar armas, comparado con el 57 por ciento de los anglos.