ATTLEBORO, Massachusetts (AP) -- El tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, fue acusado de asesinato.

Hernández fue acusado en relación con la muerte de Odin Lloyd, un jugador de 27 años del equipo semiprofesional de fútbol americano Bandits de Boston a quien hallaron sin vida en un sector industrial a casi dos kilómetros de la casa del jugador.

Los cargos fueron revelados el miércoles en el tribunal después que Hernández fue arrestado en su residencia de Massachusetts. Menos de dos horas después de su arresto, los Patriots excluyeron a Hernández del equipo.

La investigación comenzó hace más de una semana.

La familia de Lloyd dijo que él y Hernández eran amigos y que la novia de Lloyd era hermana de la prometida de Hernández.

La policía dijo que Lloyd recibió varios balazos en la espalda y el pecho. Agregó que Hernández estaba disgustado con Lloyd después que ambos tuvieron una disputa en un club nocturno pocos días antes.

The Associated Press le escribió un correo electrónico a su abogado, Michael Fee, quien no ha hablado de la investigación más allá de confirmar los informes de prensa al respecto. También se dejó un mensaje con la oficina de la fiscalía del condado de Bristol.

La policía realizó varias búsquedas en la casa de Hernández y sus alrededores en North Attleborough. Se emitieron al menos tres órdenes de allanamiento relacionadas con la pesquisa.

La prensa lleva varios días apostada frente a la casa de Hernández en la frontera con Rhode Island, cerca del estadio donde juegan los Patriots. El martes se reportó que Hernández fue visitado por el abogado James Sultan.

Los Patriots eligieron a Hernández en el draft de 2010, y el verano pasado le otorgaron un contrato por cinco años y 40 millones de dólares.

El vocero de los Patriots, Stacey James, dijo que el equipo no comentará sobre la investigación.

A eso de las 10:20 a.m., los Patriots anunciaron que habían prescindido de Hernández y manifestaron solidaridad con la familia y amistades de Lloyd.

"No hay palabras para manifestar la decepción que sentimos al saber que uno de nuestros jugadores haya sido arrestado como resultado de esta investigación", dijo el equipo en una declaración. "Sabemos que hay investigaciones policiales en curso sobre el hecho. Apoyamos sus esfuerzos y respetamos el proceso. En este momento, creemos que esta transacción es lo que se debe hacer".

La madre de Llyod, Ursula Ward, no quiso formular comentarios en su casa de Boston el miércoles por la mañana. "No tengo nada que decir, por favor. Gracias", dijo antes de cerrar la puerta.