Desde el diamante: El nombre del juego

2013-03-21T00:00:00Z Desde el diamante: El nombre del juegoOpinión por Óscar Soria Especial Para La Estrella De Tucsón Arizona Daily Star

Con una enorme demostración de pitcheo, República Dominicana se llevó el tercer Clásico Mundial de Beisbol.

No fue el impresionante orden al bat que tenían el que los llevó al título. De acuerdo que José Reyes hizo un buen trabajo, que Robinson Canó pegó más hits (15) que cualquiera, que Erik Aybar también bateó arriba de .300. Pero un dato relevante es que entre los primeros 31 lugares en porcentaje de bateo en este Clásico Mundial había un solo dominicano, Robinson Canó (.469).

Ganaron gracias a sus lanzadores.

Lo mejor de todo es que no precisamente iban sus grandes figuras del pitcheo abridor de los últimos años, y aún así tuvieron una demostración impresionante en lo que a ese departamento respecta. Sólo permitieron dos carreras en los últimos cuatro juegos. No fue Johnny Cueto (19 victorias en el 2012 con Cincinnati) al evento, tampoco Ervin Santana, quien es el máximo ganador entre los dominicanos en Major League Baseball desde el 2005 (96 triunfos) y ya con un juego sin hit en su haber.

Ubaldo Jiménez, que también recientemente lanzó un doble cero, se quedó en entrenamiento de la MLB con los Cleveland Indians. A cambio asistió Samuel Deduno, quien tan sólo tiene seis victorias en el mejor beisbol del mundo desde que debutó en el 2010. Hay 32 dominicanos con más éxitos que él en ese periodo.

Y fue justamente Deduno una pieza clave, ni más ni menos que el pitcher que ganó el juego de campeonato ante Puerto Rico. Antes había derrotado a los estadounidenses para lograr el pase a semifinales. Sin duda que este torneo no sólo hay que saber jugarlo sino saber cómo armarse, los de Quisqueya llevaron un bullpen que sí tenía a varios de los mejores pitchers de ese país que se han visto en los últimos años en la MLB, sobre todo por Fernando Rodney, que salvó siete de los ocho triunfos que lograron en el torneo.

¿Se imagina lo difícil que va estar que alguien le tumbe ese récord a Rodney? Lo máximo a que uno puede aspirar bajo el actual formato son ocho victorias, las que lograron los dominicanos que terminaron invictos.

Rodney salvó siete de esos ocho triunfos y participó en todos los juegos sin permitir carrera. Ganaron por su tremendo pitcheo, no hay de otra, supieron armarse y no perdieron un solo juego.

Rotación de tres

Es común ver cómo un equipo que avanza a playoff en cualquier circuito pasa de rotación de cinco abridores a rotación de cuatro porque nunca va a jugar cinco juegos en cinco días.

En el Clásico Mundial de Beisbol el máximo número de partidos en un periodo de cinco días es tres, por ello no hay para qué llevar tantos abridores, mejor hay que poner pitchers acostumbrados a relevar, a entrar en cada partido si es posible.

El abridor está acostumbrado a rutinas enfocadas a estar listo cada cinco días, el relevista está listo casi todos los días, por lo menos unos cinco días a la semana. Dominicana sólo tuvo tres pitchers abridores en el torneo, no necesitaba más, aunque llevó serpentineros acostumbrados a relevos largos.

No sólo Fernando Rodney tuvo una soberbia actuación, el relevista dominicano de los Baltimore Orioles Pedro Strop tampoco permitió carrera en el torneo, ganó tres juegos y no regaló una sola base por bolas. La dirección del equipo estuvo a cargo de Tony Peña y también tuvo sus puntos favorables.

Hubo dos lanzadores (Atahualpa Severino y Ángel Castro) que luego de batallar en su primera actuación ya no fueron empleados de nuevo. Vería el mánager que estaban muy por debajo de su nivel que prefirió no arriesgar más con ellos.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com

Copyright 2015 Arizona Daily Star. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.