Aun cuando cada año me toca recordar la historia de Jackie Robinson (el primer pelotero de la raza negra que llegó a la Major League Baseball), cada dos o tres años me entero de una nueva anécdota del hombre que rompió la barrera del color en el beisbol.

La película "42", que se estrenó recientemente en las salas de cine y que cuenta la historia de Robinson, me parece que entretiene (y hace sufrir) hasta al que sabe todo sobre su vida. En lo personal, no había leído ni visto en películas la regañada que les pega el mánager de los Dodgers a los peloteros de su equipo cuando se les ocurre firmar una carta de rechazo a que un negro juegue con ellos.

El mensaje es muy bueno, les dice más o menos así: "Vale más que se preocupen de cómo hacen su trabajo, porque Jackie Robinson es sólo el primero de muchos que van a llegar y que vienen por sus puestos".

Creo que la película toca todos los puntos que se han contado de esta interesante y al mismo tiempo triste historia, de la enorme cantidad de vicisitudes por las que atravesó el pelotero que hoy en día recibe el más grande reconocimiento por parte de la MLB.

Hay un día en su honor y, sobre todo, nadie puede usar su número 42, salvo Mariano Rivera, ya que cuando se le hizo ese homenaje a Robinson en 1997 -al cumplirse 50 años de su llegada a la MLB- se dejó que los peloteros que en ese entonces usaban tal número lo mantuvieran hasta su retiro. Rivera es el único que queda.

Robinson vivió un tormento, y no sólo aguantó los golpes psicológicos tan fuertes sino hasta dejó mejores estadísticas que casi todos sus compañeros de equipo. Cuando uno ve por todo lo que pasó Robinson, fácilmente podemos ver como pequeñeces los mayores problemas que uno vive día a día en el trabajo o en el hogar.

¿Realidad o ficción?

Nada como las estadísticas para profundizar en temas de beisbol. Uno de los comentarios más comunes sobre el primer pelotero negro en la MLB es que lo golpeaban a cada rato, y por supuesto que es un ingrediente de la película "42".

¿Sabían que Robinson sólo una vez fue líder en pelotazos recibidos en una temporada?, y fue con siete. Se retiró con 72 pelotazos recibidos tras 10 años de carrera con los Dodgers.

Y si tiene curiosidad por Larry Doby, que fue el segundo pelotero de la raza negra y supuestamente recibió un trato similar o hasta peor, siete fue el máximo número de golpes recibidos que tuvo en una temporada, 38 en su carrera de 13 temporadas.

El actual coach de bateo de los Arizona Diamondbacks, Don Baylor, fue golpeado 35 veces sólo en el año de 1986, y 267 veces en su carrera. Los números no cuadran, y es cuando uno puede pensar que un golpe a Robinson se veía diferente, y entonces se tiende a exagerar.

Claro que lo que las estadísticas no dicen es cuántas veces le lanzaron a dar y alcanzó a quitarse, y sobre todo cuántos gritos de racismo le llegaron desde las gradas. Esto último, por cierto, podremos verlo como prueba superada en la MLB pero no tanto en el deporte en general, pues a los futbolistas en partes de Europa les va muy mal.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com