PHILADELPHIA.- La voz de Donovan McNabb se quebró, y los ojos del quarterback se llenaron de lágrimas cuando se paró en un estrado para pronunciar el discurso en el que anunciaba su retiro.

Abucheado en 1999, cuando los Eagles lo reclutaron, McNabb no pudo ocultar sus emociones 14 años después, al anunciar que deja la NFL. El quarterback, seis veces electo para el Pro Bowl, volvió el pasado lunes 29 a Philadelphia para hacer oficial su retiro, tres años después de que los Eagles lo cedieron y 21 meses luego de participar en su última jugada en un partido.

"Es un día especial", dijo McNabb. "No suelo conmoverme muy fácil, pero esto es muy difícil".

Antes de que McNabb llegara siquiera al estrado, el dueño del equipo, Jeffrey Lurie, reveló que el número 5 de McNabb será retirado el 19 de septiembre.

"El número 5 se ha convertido en sinónimo de una de las épocas más grandes de los Eagles", dijo Lurie. "Y al garantizar que nadie más use el número de Donovan, honramos a uno de los mejores jugadores que hayan vestido el uniforme de los Eagles".

El ex entrenador de los Eagles, Andy Reid, quien reclutó a McNabb como segunda selección general del draft en 1999, dirige ahora a los Chiefs.

McNabb guió a Philadelphia a seis finales de la Conferencia Nacional y a un Super Bowl en 11 temporadas. Sin embargo, no pudo dar al equipo lo que hubiera sido su primer título de la NFL desde 1960.

Eso queda como una mancha en su carrera.

"Me disculpo con los aficionados, porque esa era mi meta", reconoció McNabb. "Siento que los decepcioné".

Disculpas aceptadas, a juzgar por los 30 mil seguidores que asistieron a la práctica del domingo en el Lincoln Financial Field y que ovacionaron a McNabb.