BUENOS AIRES (AP) -- Para Boca Juniors no es el mejor momento para tomarse revancha de su derrota en la final del año pasado: su visita a Corinthians el miércoles para decidir cuál de los dos avanza a los cuartos de final de la Copa Libertadores lo sorprende en una de las peores crisis de su historia.

Boca marcha antepenúltimo en el campeonato argentino, con 10 puntos de 39 posibles. Pero ganó 1-0 el primer encuentro en la "Bombonera" y tratará de hacer valer su experiencia copera en Brasil.

El conjunto xeneize, seis veces campeón de la Libertadores, perdió la última final ante Corinthians de Brasil, que podría colocar otros dos equipos en la próxima etapa si Palmeiras se deshace en casa el martes de Tijuana de México (0-0 en el duelo de ida) y Gremio hace lo propio el jueves como local frente a Santa Fe de Colombia (2-1).

Argentina tiene asegurado un equipo en cuartos, pues en una de las series se miden Vélez Sarsfield y Newell's Old Boys. Además mantiene en carrera a Tigre, que el jueves enfrenta a Olimpia de Paraguay (2-1).

No hay ninguna duda de que el partido más importante será entre el campeón Corinthians y el subcampeón Boca, que volverá a contar con su cerebro y capitán Juan Román Riquelme, recuperado de un desgarro muscular y respaldado unos metros más atrás por Walter Erviti para ese choque en el Pacaembú de Sao Paulo.

"Vamos preparados para todo", dijo el Erviti el lunes a Fox Sports. "La experiencia nos hace ver que su mediocampo es fuerte y que va a ser un partido muy duro. Pero nos jugamos todo y va a pasar el que menos errores cometa".

Erviti, al igual que Riquelme, fue uno de los tantos jugadores que el técnico Carlos Bianchi preservó el sábado cuando Boca perdió 3-0 ante San Lorenzo por la torneo argentino, a la espera de un Corinthians que solo ganó una Libertadores.

Corinthians y Boca jugarán en el llano, pero Gremio lo hará en la altura de Bogotá en su visita a Santa Fe y por eso el conjunto de Vanderlei Luxemburgo adelantó prácticas en el Club Los Lagartos y el Centro de Alto Rendimiento con miras el compromiso en el estadio El Campín.

Los futbolistas de Gremio ya soportaron los problemas generados por los 2.650 metros en el encuentro que perdieron 3-1 con Millonarios en la Copa Sudamericana de 2012.

"Sabemos las dificultades de jugar aquí por eso venimos con anticipación", indicó el mediocampista Zé Roberto a los medios de Bogotá.

Durante la semana anterior se clasificaron a cuartos de final Atlético Mineiro y Fluminense, ambos de Brasil, y Real Garcilaso de Perú. Esta semana se dilucidarán las otras cinco plazas.

Mineiro, el equipo donde se luce Ronaldinho, eliminó a Sao Paulo de Brasil, Fluminense a Emelec de Ecuador y Garcilaso, debutante en la Libertadores, al tricampeón Nacional de Uruguay.