EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey. (AP) -- Hace seis meses, Denver fue vapuleado 40-10 por Seattle en un partido de pretemporada que dejó a Peyton Manning masticando rabia.

Pero los Broncos son ahora un equipo completamente distinto, uno que podría viajar de vuelta a Colorado para un desfile de celebración con su tercer trofeo Vince Lombardi.

Tal vez los pases de Manning no tengan la parábola perfecta, como lo indicó el estelar cornerback de los Seahawks Richard Sherman. Pero Manning siempre ha sabido arreglárselas con su astucia, no el brazo.

Manning aceptó como buena la evaluación de Sherman, de que sus pases son "horribles".

"Es cierto, mis pases son horribles. Lanzo para muchas yardas y touchdowns en cantidades horribles, de eso estoy muy orgulloso".

Manning es democrático a la hora de repartir pases: cinco jugadores atraparon 60 o más de sus pases y anotaron 10 o más touchdowns. Ellos son Demaryius Thomas, Eric Decker, Wes Welker, Julius Thomas y Knowshon Moreno.

Esto podría resultar ser la diferencia la noche del domingo en el estadio MetLife Stadium, sobre todo cuando el pronóstico del tiempo no es tan frígido como se temía.

Los Broncos tienen tanto talento en su arsenal de receptores para complicar a la secundaria más impenetrable, como la de Seattle. Manning acumula unos asombrosos 59 pases de touchdown esta temporada, incluyendo los playoffs.

Manning es el único jugador en este partido que ha ganado un Super Bowl previamente. Es un mariscal de campo que no discrimina con sus pases, sino que los distribuye. No se deja confundir, sino que descifra al rival. No apresura sus pases, sino que busca la mejor opción.

Y tendrá tiempo de sobra para hacerlo debido a que los Broncos reforzaron con gente más corpulenta su línea ofensiva al adquirir al escolta derecho Louis Vásquez, lo que permitió que Manny Ramírez pasara al centro junto al escolta izquierdo Zane Beadles.

Los tres le dieron a Manning el espacio para poder lanzar todos esos pases y también mantiene rápidos reflejos para esquivar el asedio de la defensa rival. Esa línea ofensiva también abrió los agujeros que Knowshon Moreno capitalizó para amasar 1.761 yardas.

Rara vez tienen que recurrir a los servicios de Britton Colquitt, quien sólo ha tenido que realizar un despeje en el último mes. También tienen al mejor pateador de larga distancia de la liga, Matt Pratter, uno que fijó un récord con un gol de campo de 64 yardas el mes pasado en medio de condiciones de mucho frío en Denver.

PRONÓSTICO: Broncos 27, Seahawks 23.