BARCELONA, España (AP) -- Cristiano Ronaldo anotó dos goles el sábado para darle al Real Madrid una sufrida victoria por 3-2 en cancha del Rayo Vallecano que le mantiene a seis puntos de distancia del líder Barcelona en la liga española, y sitúa al astro portugués como máximo cañonero del campeonato con 13 dianas en 12 fechas.

Cristiano, que desde que trascendiera la mofa del presidente de la FIFA Joseph Blatter sobre su persona ha conseguido cinco goles en dos partidos, abrió el camino del triunfo madridista al marcar a los tres y 48 minutos, mientras que Karim Benzema (31) completó la cuenta con su tercera diana en tres días.

Las dos asistencias del galés Gareth Bale parecieron completar la fiesta "merengue", pero el Rayo recortó con dos penales convertidos por Jonathan Viera (53 y 55) y exhibió nuevamente las carencias defensivas del equipo de Carlo Ancelotti.

La séptima victoria consecutiva del Madrid en el estadio vallecano le deja con 28 puntos para restablecer el margen que le separa del Barsa, invicto con 34 puntos y vencedor el sábado por 1-0 sobre el Espanyol.

El Rayo inició el partido en la cola de la clasificación por el triunfo previo del Almería y no hizo suficientes méritos para revertir la situación, acabando con 30 goles encajados, la peor cifra del campeonato.

El Atlético de Madrid, segundo con 30 unidades, enfrenta el domingo al Athletic de Bilbao.

Como joven boxeador en busca de gloría al primer asalto, el Rayo salió con ansias de nocaut rápido y, en cambio, se encontró con un derechazo directo a la mandíbula de Cristiano, que exhibió todas sus virtudes en el 1-0: trabajo, toque, desmarque, velocidad, calidad y definición. Tras la sotana en carrera a Alejandro Gálvez y la finalización serena con el interior del pie, el portugués añadió también su particular celebración, señalándose a sí mismo, el escudo madridista y el piso en territorio hostil.

El cuadro local intentó devolver el golpe con una volea de Saúl Níguez que tapó con acierto Diego López, y un segundo remate de Iago Falqué a centro de Lass Bangoura acabó en la red, aunque no antes de que Viera tocara en posición antirreglamentaria, invalidando la jugada.

El golpe de fortuna impulsó tanto al Madrid como la vuelta a la titularidad del organizador Xabi Alonso, quien originó el 2-0 con un robo y pase a Bale, cuyo cruce templado al corazón del área cabeceó estéticamente Benzema.

Cristiano se acercó al doblete en otro testarazo al filo del descanso y lo certificó al poco de la reanudación, cortesía de Bale, nuevamente exquisito en el rescate de un balonazo con un sombrero sutil y generoso en la cesión al portugués, siempre fiel a su cita con el gol.

Pese al mazazo, al Rayo aún le quedaron fuerzas de retratar la endeblez defensiva del Madrid, que resultó en dos penales transformados en apenas dos minutos de diferencia por Viera. En el primero, Pepe trabó al goleador tras globo del rayista en el área; en el segundo, Marcelo arrolló a Falqué como consecuencia de un cabezazo al travesaño el argentino Joaquín Larrivey.

Envalentonados, los locales fueron por todo en el tramo final, arrinconando al poderoso vecino contra las cuerdas, impactando un poste en derechazo de Alberto Bueno y rozando nuevamente la madera en zapatazos de un desacomplejado Adrián Embarba.

Rubén Martínez evitó el triplete de Cristiano con una doble atajada y el Madrid sobrevivió el último asalto, vencedor a los puntos, aunque nuevamente maltrecho del combate.

"Contra el Sevilla íbamos 3-0 y luego el partido se abrió. Hoy pasó lo mismo y ya no es casualidad. Hay que quitar la superficialidad que tenemos en el campo y leer el partido, disfrutar del contragolpe. La segunda parte fue un desastre", criticó Ancelotti.

En cotejo previo, la Real Sociedad dio un paso más en su resurgir y ganó 5-0 a Osasuna para sumar su 10mo punto de los últimos 12 posibles y escalar provisionalmente al séptimo lugar gracias a los tantos de Ion Ansotegui (33), Iñigo Martínez (47), Antoine Griezmann (56), el uruguayo Gonzalo Castro (81) y Haris Seferovic (87).

Osasuna, que solo había perdido uno de sus últimos cuatro cotejos para salir de la zona de descenso, vuelve a verse amenazado por sus perseguidores.

Uno de ellos es el Almería, que se impuso 1-0 al Valladolid, su segundo triunfo seguido y también del torneo.

Rodrigo Ríos (38) decantó la balanza mediante un gol anotado con la mano y los locales se quitaron la condición de colista a costa de un Valladolid que acabó con 10 jugadores y marcha 14to.

Un error del arquero Beto en entrega a Alex López (47) condenó al Sevilla ante el Celta de Vigo, vencedor por 1-0 de visitante al cierre de la jornada.