MOSCU (AP) -- Rusia no hizo caso al pedido de la FIFA para que reduzca de 12 a 10 la cantidad de estadios para la Copa del Mundo de 2018.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien el mes pasado opinó que se podrían eliminar dos estadios, estuvo en Sochi durante el fin de semana para hablar sobre el asunto con el ministro de deportes de Rusia, Vitaly Mutko.

"No se cambiará el concepto, en el que 12 estadios en 11 ciudades albergarán partidos del Mundial", dijo Mutko, según reportó la agencia ITAR-Tass. "La FIFA recomienda 10 estadios en nueve ciudades, incluyendo dos en Moscú".

Mutko señaló que la decisión final se tomará durante la reunión del comité ejecutivo de la FIFA en octubre. Mutko, quien integra el comité, dijo que decidir después podría ocasionar problemas porque la construcción empezará pronto en varios estadios.

Una delegación de la FIFA empezará a inspeccionar las sedes en miércoles, comenzando con el lugar donde se construirá un estadio para 45.000 espectadores en la ciudad de Saransk en el centro de Rusia, dijo Mutko.

El reciente Mundial en Brasil se realizó en 12 estadios en 12 ciudades, y se ha habido comentarios de que se podrían reducir las sedes en Rusia para evitar los retrasos que afectaron a las ciudades brasileñas.

Ni la FIFA ni Rusia han dicho qué estadios podrían ser eliminados, aunque Mutko había comentado antes que los estadios en la ciudad occidental de Kaliningrado y en la ciudad sureña de Volgogrado eran los más problemáticos para construir.

El domingo, la nueva Arena Kazán en el centro de Rusia se convirtió en el primer estadio construido para 2018 que alberga un partido, en el empate del Rubin de Kazán 1-1 con el Lokomotiv de Moscú. La Arena Otkritie del Spartak de Moscú, también sede mundialista, tendrá su primer partido el próximo mes.

El Estadio Olímpico Fisht, en Sochi, albergó las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos de Invierno de 2014, pero necesita amplias labores de remodelación para albergar partidos de fútbol. También empezaron grandes labores de remodelación del Estadio Luzhniki en Moscú, la sede de la final, mientras que todavía no empiezan las obras principales en siete estadios nuevos y remodelados en ciudades más pequeñas.