Fue un duelo muy esperado, aunque el resultado se cargó hacia un solo lado. Me refiero por supuesto al enfrentamiento entre Arizona Diamondbacks y Los Ángeles Dodgers donde abrieron los pitchers millonarios Zack Greinke y Clayton Kershaw. Ganaron los Dodgers por amplio margen.

Fue el duelo más caro en la historia de la Major League Baseball. Los Dbacks le pagarán a Greinke este año un salario de 34 millones de dólares. Por su parte, los Dodgers le darán a Kershaw 35.5 millones.

Definitivamente son dos de los mejores pitchers en la actualidad, sobre todo Kershaw. Ya hay quien considera al zurdo el número uno en la historia. Es un espectáculo verlo lanzar.

Greinke ha venido a menos en capacidades físicas, no maneja la misma velocidad de antes; aun así, es sumamente hábil mezclando lanzamientos, y vaya que tiene variedad en el repertorio.

Si tomamos en cuenta que estos equipos se enfrentan 19 veces por temporada, se pudiera repetir el duelo en la presente campaña. Durante el fin de semana del 21 al 23 de abril se encontrarán de nuevo Dodgers y Diamondbacks, esta vez será en el Chase Field de Phoenix, aunque no están programados para subir al montículo estos dos grandes de la loma de pitcheo.

Había cerca de 50 mil personas en el estadio de los Dodgers el día en que se enfrentaron Greinke y Kershaw. Fue el 14 de abril, seguramente también había cientos de miles de aficionados, o millones, observando el duelo por televisión, porque es el tipo de batalla que nadie se quiere perder, fue la primera vez en la historia que se enfrentaron.

Hacía rato que Arizona no tenía un pitcher con la fama de Greinke, por eso, por varios años no llegó a estar involucrado en duelos como el del pasado 14 de abril. También en el día inaugural Greinke enfrentó a Madison Bumgarner, de los San Francisco Giants, el tipo de batalla que luce espectacular en el papel.

A decir verdad, el estelar de los Diamondbacks no ha lucido como un auténtico número uno. Si acaso durante el mes de junio del año pasado, cuando llegó a alcanzar una racha de siete victorias seguidas y hasta logró una blanqueada frente a Tampa Bay.

Definitivamente es el pelotero clave en el 2017 y por varias campañas más en Arizona. Es mucho el dinero que le están pagando. Tiene que rendir muy por encima del promedio de un “big leaguer”.

Otras grandes batallas

En la época donde Randy Johnson y Curt Schilling brillaron con los Arizona Diamondbacks, llegaron a tener duelos espectaculares ante señorones de aquella época. Schilling sostuvo estupendas batallas ante Pedro Martínez de los Boston Red Sox en interligas y en el espectacular juego 7 de la Serie Mundial del 2001, ante los New York Yankees donde tuvo como rival de montículo a Roger Clemens.

En el caso de Randy Johnson, él también llegó a enfrentar a pitchers como Tom Glavine y Greg Maddux. De hecho, hubo un año donde sostuvo tres duelos ante Glavine, pero los mejores duelos de Johnson debieron ser el juego perfecto que ganó 2-0 a los Atlanta Braves, donde el zurdo Mike Hampton aguantó fabulosamente la batalla, y el partido donde perdió ante los St. Louis Cardinals 1-0, donde el novato José Jiménez lanzó partido sin hit ni carrera.

Se han dado otros juegos para Arizona de 1-0, incluso de extra innings. Recuerdo uno en San Francisco que se decidió hasta el episodio 18 a favor de Arizona. Sin embargo, aquel partido de Johnson contra José Jiménez debe ser el más espectacular en la historia de Arizona en cuanto a joyas de pitcheo.

Por supuesto, ambos completaron el juego y la línea de pitcheo combinada fue de 18 innings de 1 carrera y sólo 5 hits, con 22 ponches. Johnson permitió la única carrera del partido hasta la novena entrada.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com.