Oscar Soria
Foto: Jeffry Scott

La firma más esperada del actual receso de temporada de Major League Baseball pudiera ser la del bateador J.D. Martínez, probablemente la del pitcher Jake Arrieta, digamos que son los agentes libres que más pudieran producir en el 2018. Sin embargo, el ruido que se está haciendo con el japonés Shohei Ohtani es todavía mayor.

Es el pelotero que es muy bueno tanto para batear como lanzar. Según scouts de la MLB, el mayor provecho sería lanzando, por lo que si lo adquiere un equipo de Liga Americana lo pudiera poner a abrir juegos y emplear de bateador designado de vez en cuando.

Aparentemente Ohtani no le está dando prioridad al dinero, quizás porque bajo las actuales reglas para firmarlo cualquier equipo puede adquirirlo a bajo costo. Entonces, el japonés ha enviado cartas a los 30 clubes de la MLB solicitando explicaciones por escrito sobre qué hace a cada club un buen destino para sus servicios.

Vaya que tendrán que ser creativos los directivos. Será interesante ver qué ofrece cada uno, porque por lo visto todos le harán llegar la propuesta con el fin de convencerlo.

El dinero pudiera no ser una prioridad, aunque la calidad del equipo sí. Ohtani ha dicho que quiere estar en un club ganador. En otras palabras, llevan las de ganar aquellos clubes que estuvieron en la pelea durante el 2017, con más razón los que avanzaron a postemporada.

Son varios los japoneses que le han puesto sabor a los recesos de temporada de la MLB. Creo que nadie supera todo lo que generó Daisuke Matsusaka cuando firmó con los Boston Red Sox, por el talento y el amplio repertorio que manejaba. Además, se han dado otros casos sonadísimos, como el de Masahiro Tanaka con los New York Yankees y Yu Darvish con los Texas Rangers.

Incluso, Hideki Irabu generó cierta polémica cuando los San Diego Padres tenían el derecho para firmarlo y Hideki dijo que únicamente firmaría con los New York Yankees, su equipo favorito, y le concedieron su deseo negociándolo a los neoyorquinos.

Son ya más de 60 japoneses los que han jugado en la MLB. El número uno sigue siendo -y muy probablemente seguirá siendo por mucho tiempo- Ichiro Susuki, deberá ingresar algún día al Salón de la Fama.

Más de managers

Una de las prácticas más comunes entre los equipos de la Liga Mexicana del Pacífico es cambiar de mánager cuando las cosas andan mal. Entiendo que no es exclusivo de este circuito de beisbol, pero difícilmente se encuentra uno menor paciencia que la de los directivos de la LMP.

Los Cañeros de Los Mochis y Águilas de Mexicali decidieron despedir a sus pilotos. En Cañeros estaba el famoso venezolano Luis Sojo, y en Mexicali Roberto Vizcarra.

Lo especial es que se trata de los mánagers que se enfrentaron en la Serie Final de la temporada pasada; es decir, venían de actuaciones positivas. ¿Le sorprende?, pues ha pasado en varias ocasiones.

Hasta mánagers que vienen de campeonatos de Serie del Caribe han sido despedidos, tan sencillo como que si no se repite la temporada positiva se corre peligro, y le pasó a estos mánagers.

En Los Mochis entró a dirigir Ramón Orantes y en Mexicali lo hizo Pedro Meré.

Roberto Vizcarra encontró trabajo a los pocos días en Charros de Jalisco, porque ahí también decidieron despedir a su estratega, Tony Tarasco.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com