Oscar Soria

Foto: Jeffry Scott

Foto: Jeffry Scott

Como para no creer lo acontecido con los Dodgers de Los Ángeles, después de hablarse de la posibilidad de tumbar la marca de triunfos en una temporada de Major League Baseball (el record es 116) a caer en una horrible racha entre finales de agosto e inicios de septiembre.

Desde el momento en que perdieron el décimo juego seguido se convirtieron en el club con la cadena de derrotas más larga en el 2017, luego al perder el juego once al hilo establecieron marca para esta franquicia desde que se mudó a Los Ángeles.

Este es un equipo que en junio tuvo un período donde ganó 16 de 17 juegos, dos meses después tuvo otro período donde perdió 16 de 17 juegos, primera vez que ocurre en la historia de MLB.

Difícil de encontrar una explicación razonable, tanto en la buena como en la mala racha, no queda más que decir “les dio el beisbol” y “no les dio el beisbol”.

Entre abril y junio podían subir de Ligas Menores a un pitcher regular y resultaba ganador en la primera aparición, promover a un joven para debutar y al rato ser ese joven candidato a Novato del Año, en septiembre en cambio no les estaba saliendo nada, hasta Clayton Kershaw tuvo una pésima noche donde no pudo ni completar 4 innings.

Una importante publicación deportiva nacional le acababa de dedicar la portada a los Dodgers poniendo una foto de una celebración y la pregunta ¿Es el mejor equipo en todos los tiempos?. Lo bueno es que pusieron la interrogación y no lo publicaron como una afirmación, tal caso es el más claro ejemplo de lo extraño que ha resultado el rendimiento de los Dodgers, se metieron ni más ni menos que en una montaña rusa en un período corto.

Por lo mismo la Liga Nacional pasó a verse como una sin un claro favorito, hasta los Arizona Diamondbacks tienen los elementos como para pelear primero el boleto a postemporada y luego intentar llegar lejos en octubre.

La Liga Americana ha resultado algo diferente, ahí los actuales monarcas del joven circuito Cleveland Indians simplemente confirmaron su condición de favoritos, desde un inicio se vieron como el plantel a vencer y en días recientes andaban intentando establecer una marca de triunfos seguidos.

El día de la herencia hispana de Dbacks

Por segundo año seguido se tuvo la presencia de los ocho equipos de la Liga Mexicana del Pacífico en el día de la herencia hispana en Chase Field de Phoenix. Fue una fiesta similar o mejor que la llevada a cabo el año pasado por los Arizona Diamondbacks.

Hubo música, comida, entretenimiento y actividades en general con ese toque hispano que convirtieron la fiesta en una muy especial. Además recordar que el equipo de Arizona está jugando mucho mejor beisbol en este 2017, ingrediente básico para un buen platillo beisbolero.

Los aficionados seguidores de algún club de LMP llevaron el jersey de su equipo favorito de la pelota invernal mexicana. El club Charros de Jalisco aprovechó para promover la Serie del Caribe que recibirán en febrero de 2018.

Hubo reuniones donde se trató de compartir ideas, tanto referentes al área deportiva como de mercadotecnia.

La LMP está en trabajos de pretemporada y los Diamondbacks en plena recta final de temporada regular, a como estuvo el evento seguramente lo repetirán en 2018.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com