Foto: Jeffry Scott

Foto: Jeffry Scott

Al igual que en Estados Unidos, en México hay dos ligas de beisbol que vienen a ser las principales, Liga Mexicana del Pacífico y Liga Mexicana de Beisbol. La gran diferencia es que las dos ligas en territorio azteca se juegan en diferente época del año. La primera se juega en invierno y la otra en verano, de modo que pueden compartir jugadores.

Sin embargo, desde hace unos tres años se empezaron a ver casos de peloteros que no jugaron en la Mexicana del Pacífico por petición de su equipo de la Mexicana de Beisbol.

Se les pagó el sueldo en el invierno aun sin jugar, o bien se les asignó a circuitos de desarrollo para mantenerse en forma.

La explicación fue que se dieron muchos casos de jugadores que sufrieron lesiones en invierno y no rindieron como era debido en el inicio de la liga de verano; incluso hubo quienes llegaron a ser operados en verano por venir lesionados de la liga invernal.

Hubo clubes de la LMP que llegaron a batallar por esta medida. Se quedaron sin uno o dos jugadores valiosos, y hay ejemplos de sobra de elementos que, al revés, se lesionaron en verano y fueron regresados a la acción corriendo los clubes invernales con los gastos.

Esto rápidamente tomó tintes de una novela, o serie, como está de moda ahora. Prácticamente, se puede decir que la primera temporada de la serie ya está en marcha.

Recientemente, se anunció que la Liga Mexicana de Beisbol tomó la decisión de jugar con dos calendarios a partir del 2018, tipo Liga de futbol MX: un torneo de apertura y otro de cierre.

Por tal motivo, ahora las dos ligas se empalmarán. Aparentemente será durante los meses de octubre y diciembre.

Los contratos de los peloteros pertenecen a los clubes de Liga Mexicana de Beisbol, pues son ellos quienes venden jugadores a organizaciones de Grandes Ligas, así es que llevan las de ganar a la hora de controlar el material de la mejor calidad.

Además, tomando en cuenta que ellos jugarán con dos calendarios al año, la lógica dice que le convendrá más al pelotero jugar ahí, tendrá trabajo por más tiempo.

Ante tal situación, la LMP se ha estado moviendo y tomando decisiones, como la de aumentar la cantidad de extranjeros de seis a ocho, una medida que agradó mucho a la afición de dichos clubes.

En la pelota invernal suele haber una considerable rotación de personal; se le tiene poca paciencia al jugador. Supuestamente, esto se da por lo corto del calendario, de forma que el directivo entra en desesperación por el peligro de quedar fuera de los playoffs y se dan cambios con mayor frecuencia.

Lo más probable es que tengan que cambiar esta estrategia, porque de lo contrario, y sobre todo comparando los dos circuitos, tendrá un menor atractivo jugar ahí.

En el circuito de verano se batalla en muchas plazas; a menudo se ventilan casos de clubes que no pagan la nómina a tiempo, que no saldan las deudas con los proveedores. De ahí el tema de la rotación es en las plazas, hay cambios a cada rato.

En los dos circuitos hay fortalezas y debilidades. Será a partir del 2018 cuando la LMB tenga los dos calendarios por año. Sin embargo, ya se ha entrado a una etapa muy interesante en el beisbol mexicano, ya se han estado tomando medidas importantes en esta primera temporada de la serie del beisbol mexicano.

Pudiera preocupar lo que está pasando, pero existen razones para ver el acontecer actual como algo que pudiera arrojar beneficios, principalmente para el pelotero, el principal actor de la serie. El tiempo lo dirá.

Si en el beisbol dicen que nada está escrito, tampoco está escrito el guion de la primera temporada.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com