Oscar Soria

Foto: Jeffry Scott

Foto: Jeffry Scott

Esta semana se tumbó la marca de más cuadrangulares en una temporada de Major League Baseball. El récord era de 5 mil 693, establecido durante la campaña del año 2000. Hubo en aquella ocasión un solo pelotero con 50 o más cañonazos (Sammy Sosa), tal como ocurrirá esta vez porque, por lo visto, únicamente Giancarlo Stanton presentará ese tipo de números.

Pero la cantidad de jugadores dando de 20 jonrones en adelante fue entonces y lo es en este 2017 impresionante: 102 jugadores dieron de 20 jonrones en adelante en el año 2000. En la temporada actual deberán ser arriba de 120 casos, incluyendo muy probablemente el novato de los Philadelphia Phillies Rhys Hoskins, quien cuando mucho jugará 50 partidos en el equipo grande.

El rumor durante la primera parte de la temporada era que se estaba empleando una pelota diferente, una más voladora, pero también se acepta la teoría de que está presentándose la fórmula perfecta para aumentar el número de cañonazos: hay más lanzadores de velocidad y bateadores que buscan los cuadrangulares.

El bateo de poder suele dejar buenos salarios, ¿por qué no entonces intentar triunfar por esa vía?

Lo interesante de lo que está ocurriendo en esta época es que ante tanto cañonero se abarata el jonrón y entonces no precisamente llegan los mejores contratos para ellos. Ya en años recientes hemos visto casos de peloteros de poder batallando para lograr un buen salario.

El año pasado, Chris Carter fue líder en cuadrangulares de la Liga Nacional con 41, jugó para los Milwaukee Brewers. Era elegible para arbitraje y no le hicieron ninguna oferta, así de sencillo, lo dejaron ir. Entonces lo firmó New York Yankees por 3.5 millones de dólares, un sueldo muy por debajo de lo que Carter esperaba cobrar.

Siempre habrá de perdida unos dos o tres jugadores que se llevarán bolsas fuertes, por la consistencia mostrada y porque son buenos no solo en una categoría. En el próximo receso de temporada un agente libre jonronero será J.D. Martínez, quien ha sido pieza clave de los Arizona Diamondbacks. Lo adquirieron a mediados de julio y entre otras cosas ya tuvo un juego de 4 jonrones y estableció marca de la franquicia de jonrones después del Juego de Estrellas.

Martínez es el tipo de “big leaguer” que la lógica dice recibirá un fuerte contrato. Ya veremos si Diamondbacks lo retiene. El equipo ya tiene un contrato fuerte con Zack Greinke y otro con Yasmany Tomás donde hay todavía 46 millones de dólares por pagar en 3 años al cubano. Luego también está el tema de Paul Goldschmidt y la decisión de retenerlo más allá de la temporada del 2019.

Definitivamente, la sensación es que el bateo de poder se puede encontrar con mayor facilidad, y por ende la opción de los equipos de no tener que desembolsar tanto dinero en esta categoría. Pero, insisto, hay casos especiales, y uno de esos casos por lo visto está en Arizona con J.D. Martínez.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com