Se vistió de gala la ciudad de Sídney para recibir competencia de la Major League Baseball.

El sábado 22 de marzo, los Arizona Diamondbacks y Los Angeles Dodgers entrarían en acción para dar inicio al calendario de juegos oficiales del 2014. Mostrando Sídney sus encantos, que los tiene de sobra, le está dando un toque diferente al arranque de la campaña.

Para empezar, prepararon el histórico Sydney Cricket Ground a modo para juegos de beisbol. Lo que parecía sería un estadio con inmenso terreno de foul, así como con escasas comodidades para el pelotero en lo que a los dugouts y vestidores se refiere, terminó siendo un estadio muy similar a uno de la MLB.

Hubo trabajadores de Diamondbacks que estuvieron haciendo visitas a esta bella ciudad Australiana durante el otoño e invierno. Vieron todo, menos un parque de beisbol; obviamente, ellos mismos son los que vaya que tuvieron una buena historia para contar una vez que vieron la transformación.

Creo que es un muy interesante paso el que se está dando al llevar a Australia estos juegos. En realidad hay un mercado potencial que vale la pena tratar de captar lo más que se pueda.

No hablo de mercado potencial por las 5 o 6 personas radicadas en Australia con las que había conversado al momento de escribir esta columna y quienes me convencieron de que son grandes aficionados al beisbol. La misma impresión se llevaron varios compañeros de trabajo en sus conversaciones con gente de este país.

Para un servidor, ha sido una experiencia similar a la que viví en 1996, cuando me pidieron que viajara a Oaxaca a dar inicio a las transmisiones por TV de los juegos de los Guerreros de Oaxaca, equipo que iba a debutar en la Liga Mexicana de Verano. Me contactó el director de la televisora y me pidió que les diera un breve curso, una especie de capacitación, a las personas que llevarían la crónica de los juegos durante la temporada. Yo sólo estaría por dos semanas allá.

Por la conversación que tuve con el directivo, sentí como si apenas fueran conociendo el beisbol en Oaxaca. Él estaba muy preocupado, creía que no estaban preparados para este deporte. Una vez que empecé la tarea, por fortuna me di cuenta de que no había de qué preocuparse sino todo lo contrario, los alumnos le dijeron varias veces al “supuesto profesor” cómo se debían hacer las cosas.

Ahora en Australia, igual iba con esa idea de que sabían poco de beisbol. De hecho, no hace muchos días les comenté en este espacio de La Estrella de Tucsón la anécdota de Justin Huber, australiano que le pegó una vez un jonrón al futuro “Salón de la Fama” Randy Johnson, y ante una pregunta de la prensa Huber dijo que dudaba mucho que su jonrón fuera la noticia del día en su país, pues poco sabían de Johnson y del beisbol en general.

Por lo visto, en la tierra de Huber el beisbol ha ganado muchos aficionados. Insisto en que cuando digo que vi algo muy diferente a lo que pensaba ver no lo puedo hacer tomando únicamente como referencia las escasas conversaciones que tuve con gente de este hermoso país.

Las señales son suficientes: simplemente no estuviera insistiendo tanto la MLB por entrar de lleno en este país si no hubiera una oportunidad de éxito. Deben tener buenos estudios de lo que puede pasar si le invierten como lo están haciendo.

Se esperaba un gran espectáculo para empezar la temporada 2014, Sídney estaba preparado.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com.