GIAZANTEP, Turquía (AP) -- Ni para ponerse contento ni proclamar decepciones. México ganó el viernes y aunque dio un pasito adelante aún corre peligro de quedarse afuera de los octavos de final de la Copa Mundial Sub20.

Su goleada 4-1 sobre Malí solo le permite abrigar esperanzas de avanzar entre los cuatro mejores terceros. Pero tiene que esperar porque su vida depende de lo suceda en otros partidos de esta misma noche y quizás del sábado, cuando se cierre la primera ronda.

Los goles mexicanos los convirtieron Marco Bueno y Jesús Corona en la primera etapa; descontó Samba Diallo en el complemento y aumentaron Jesús Escoboza y Uvaldo Luna.

Después de dos derrotas seguidas, el Tricolor hizo bien sus deberes dentro del Grupo D, sumó tres puntos y eliminó a Malí, que terminó con dos. Grecia y Paraguay, que igualaron 1-1 en Trazbon, se clasificaron con cinco puntos cada uno.

México ya desplazó a Ghana, tercero del Grupo A, como un rival directo en la lucha por la clasificación. Ahora necesita cazar otra presa, pero las armas la empuñaran otros, porque los mexicanos ya terminaron su participación en su grupo.

México salió con un neto perfil ofensivo y apenas a los dos minutos Bueno, con un zapatazo bombeado y desde afuera del área, motorizó las esperanzas de su equipo.

"¡Sí se puede, sí se puede", fue el aliento que bajó desde un sector de las tribunas, en el que se agrupó no más de un centenar de mexicanos en el estadio Kamil Ocak, de esta ciudad fronteriza con la alborotada Siria.

Ese aliento, que también sonó como un ruego, volvió a escucharse con más fuerza cuando Corona marcó el segundo a los 13 minutos con un golpe de cabeza, entrando por detrás de la defensa tras un tiro libre desde la izquierda, que fue casi un córner.

Por entonces México no pasó peligro alguno, salvo un disparo desviado de Adama Niane, el más adelantado de una Nigeria entusiasta pero por demás rústica.

Las piernas de Corona fueron autografiadas sin piedad, primero por un golpe de Ousmane Keita y después por otro del capitán Boubacar Diarra. Conclusión, amarilla para los dos, sin contar que Bakaryu Nimaga también vio la amarilla por juego brusco.

México tenía que ganar y golear. Pero la falta de puntería y una tapada sensacional de Germain Berthe en un mano a mano con Bueno fueron vallas infranqueables.

Para colmo de sus males, se fue con todo arriba, se desguarneció atrás y Samba Diallo clavó un derechazo y descontó.

Richard Sánchez manoteó milagrosamente desde el piso un tiro de Diallo cuando parecía vencido y poco después México encontró la calma, y más que nada la esperanza, con el tercero de Escoboza con un remate desde la izquierda y con el cuarto de Luna entrando por ese mismo sector.