SYDNEY (AP) -- Las grandes ligas están de vuelta en Australia. Hacía un tiempito que no venían por aquí. Un siglo, para ser precisos.

Dodgers y Diamondbacks volaban el lunes a través del océano Pacífico rumbo a Australia para una histórica serie de dos partidos que pondrá en marcha la temporada de grandes ligas el sábado y domingo en el Sydney Cricket Ground.

Los Diamondbacks de Arizona recibieron una mala noticia antes de abordar el avión: no podrán contar con Patrick Corbin, quien debía abrir el partido inaugural. El serpentinero se lesionó un codo y podría perderse toda la temporada.

Los equipos partieron el domingo en vuelos separados y aterrizaban en Sydney en la mañana del martes (noche del lunes en Estados Unidos), luego de 15 horas en el aire. Australia está 18 horas delante de la costa oeste de Estados Unidos.

Los jugadores harán un primer entrenamiento el mismo martes, seguramente aturdidos por el cambio de hora. Generalmente toma una semana adaptarse al cambio de horario.

La serie coincide con el 100mo aniversario del juego de exhibición que realizaron los Medias Blancas de Chicago y los Gigantes de Nueva York en el mismo terreno el 3 de enero de 1914. Chicago ganó 5-4 ante 10.000 aficionados.

Serán los primeros partidos de la temporada regular que se juegan en Australia. Ya ha habido partidos inaugurales en Monterrey, México (1999), San Juan de Puerto Rico (2001) y Tokio (2000, 2004, 2008 y 2012).

El estadio, conocido como "SCG", tiene mucha historia. Allí se jugó el primer partido internacional de cricket en 1882. Su primer tablero data de 1895.

Desde entonces se han realizado miles de partidos de cricket, rugby y fútbol australiano, además de exhibiciones de tenis, carreras de motocicletas y conciertos de rock, con presentaciones de Michael Jackson, Madonna y Green Day.

"Es una linda oportunidad, algo simpático", afirmó el mánager de Arizona Kirk Gibson antes de partir. "Hay mucha historia allí. Vamos a hacer ahora otro tipo de historia".

El terreno de juego está siendo modificado desde hace varias semanas. Fue presentado el lunes y las autoridades dijeron que esperaban que en el futuro sea usado en forma regular para partidos de la temporada de las grandes ligas.

El estadio tiene capacidad para 40.000 aficionados y las autoridades esperan que se llene en ambos encuentros.