SANTIAGO, Chile (AP) -- A 40 años de su muerte, el poeta universal Pablo Neruda vuelve a escribir sus estremecedores poemas de amor, recita algunos y recorre a pie las principales calles de la ciudad.

Por una de las ventanas de su casa-museo de Santiago, "La Chascona", Neruda será fue visto largo rato mientras escribía poemas, quizás algunos de sus versos más conocidos como los del Poema 15: "Me gustas cuando callas porque estás como ausente/ Y me oyes desde lejos y mi voz no te toca/ Parece que los ojos se te hubieran volado/ Y parece que un beso te tapara la boca".

La intervención urbana corresponde a una iniciativa de la Fundación Pablo Neruda, administradora del legado y de los bienes del vate, y se desarrolló en la víspera del 110 aniversario del nacimiento del poeta, el 12 de julio de 1904.

Posteriormente el Premio Nobel de Literatura 1971 saldrá a la calle y caminará lentamente, como solía hacerlo cuando vivía en esta ciudad, donde era frecuente verlo, en ocasiones disfrutando de la vida bohemia.

La imagen de Neruda reflejada de perfil, en blanco y negro, en las fachadas de las casas, edificios y en las puertas es fruto del trabajo de la empresa Delight Lab, con una experiencia de varios años en este tipo de trabajos audiovisuales.

"Se trata de una proyección móvil, donde uno va desde un vehículo con el proyector. Uno va proyectando la imagen en todas las fachadas de la arquitectura en la medida que vamos avanzando...como si fuera una persona más que va caminando", explicó a The Associated Press Andrea Gana, directora creativa de la compañía.

La técnica de proyección en movimiento, o beamvertising, mostrará el perfil de Neruda, como solía verse hace más de media década, cuando salía a recorrer las calles cercanas a "La Chascona" y a la Alameda, la principal avenida de Santiago.

"Algo interesante de esta técnica es que...la imagen también sugiere un movimiento. En este caso Neruda va caminando, entonces se entiende que Neruda tiene una relación directa con el movimiento", agregó Gana.

Las imágenes que se proyectarán son del archivo de la Fundación, que facilitó viejas cintas que filmaron a Neruda de lado, precisamente cuando iba caminando.

Durante toda la intervención urbana, que se prolongará por cuatro horas, se escuchará la monótona voz de Neruda recitando sus versos, emanada de un parlante instalado en la parte exterior del vehículo.

La imagen de Neruda, muerto hace 40 años en circunstancias aún no aclaradas del todo, se detendrá en varios puntos. Primero fue en el frontis de la Biblioteca Nacional, luego frente a la Universidad de Chile, que resguarda la enorme colección de caracolas que el poeta recogió por todo el mundo y su biblioteca personal.

Frente a la Universidad, el escritor y director de la Biblioteca de la Fundación Pablo Neruda, Darío Oses se referirá a una veintena de poemas inéditos del vate recientemente descubiertos, y que serán publicados a fin de año en América Latina.

Los poemas, muchos de amor, estaban en varias cajas que fueron entregadas a la Fundación en 1987, dos años después de la muerte de su viuda, Matilde Urrutia.

Fernando Sáez, director de la Fundación, dijo que las cajas con cuadernos, hojas de papel y carpetas permanecieron en una caja fuerte, bajo una temperatura controlada, y después de su clasificación y escaneo, Oses empezó hace tres años a revisar minuciosamente el material, hasta que estableció qué estaba publicado y qué es aún inédito.

Neruda, un militante comunista de toda la vida, murió a los 69 años, 12 días después del golpe militar de septiembre de 1973, y a menos de un día de que marchara al exilio, mientras estaba internado en la clínica privada de salud Santa María, la misma en la que en 1982 fue envenenado el ex presidente Eduardo Frei Montalva, según la investigación judicial.

Manuel Araya, ayudante y chofer de Neruda declaró en un proceso que cuando él y Urrutia salieron de la ciudad para cumplir unos encargos de su jefe, el poeta los llamó para decirles que regresaran urgente, que se sentía muy mal y que lo habían inyectado en el estómago.

Tras una querella del Partido Comunista, los restos de Neruda fueron exhumados desde su casa museo en Isla Negra, en la costa central, y ese mismo año un grupo de especialistas chilenos y extranjeros concluyeron tenía ramificado un cáncer de próstata, y posteriores análisis en una universidad estadounidense no encontraron rastros concluyentes de sustancias tóxicas.

Este año el juez que investiga la muerte del poeta ordenó nuevas pericias en universidades de España y de otros países para que se amplíen "los análisis de búsqueda de substancias que no se detectaron en la primera fase".