VIÑA DEL MAR, Chile (AP) -- Ana Gabriel y Raphael fueron las estrellas de la tercera noche del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, noche donde imperó el romanticismo.

Después de 19 años sin presentarse en este festival la cantante y compositora mexicana volvió el martes a la Quinta Vergara con un repertorio de rancheras y baladas que emocionaron al "monstruo", como se conoce al público.

Ante cerca de 15 mil personas y acompañada por una orquesta y un grupo de mariachis, Ana Gabriel entonó "Cómo olvidar", "Ahora", "Huelo a soledad", "A pesar de todos" y "Ay amor". La cantante nacida en 1955 bromeó con su edad provocando la risa de los asistentes cuando dijo que "las maduritas también podemos hacer feliz a la gente".

La mexicana recibió todos los premios que otorga el evento viñamarino: dos gaviotas y dos antorchas. Además, recibió un reconocimiento especial por ser considerada la cantante más popular de esta versión del festival, el que le fue entregado por la alcaldesa de Viña, Virginia Reginato.

La intérprete mencionó a Venezuela durante su presentación, tal como lo hizo Laura Pausini el lunes y Ricky Martin el domingo. "Este premio va por la libertad de Venezuela", dijo tras recibir el galardón de manos de Reginato. Protestas en ese país han provocado más de una decena de muertos en las últimas semanas.

Tras un espectáculo de casi dos horas, Ana Gabriel se despidió con "Quien como tú", "Simplemente amigos" y "Gracias a la vida", tema de la chilena Violeta Parra.

El cantante español Raphael fue el encargado de cerrar la noche después de las competencias internacional y folclórica.

Raphael llegó por quinta vez al festival en momentos en que celebra 50 años de carrera. El español de Linares entusiasmó al público con éxitos como "Mi gran noche", "Ella ya me olvidó", "Despertar al amor", "Digan lo que digan" y "Hoy mejor que mañana".

Al igual que Ana Gabriel, cantó "Gracias a la vida" y luego siguió su espectáculo con "Hablemos del amor" antes de recibir una antorcha de plata y otra de oro. Cerca de las tres de la mañana hizo corear "Maravilloso corazón" a la Quinta Vergara. El frío a esa hora no fue impedimento para que sus fanáticos siguieran escuchándolo. Además de las antorchas, los aplausos lo hicieron merecedor de una gaviota de plata y de una de oro. Terminó su presentación con los clásicos "Escándalo", "Que sabe nadie" y "Balada de la trompeta".

Para la noche del miércoles se espera la presencia de la banda chilena La Ley y del cantante colombiano Carlos Vives.