NUEVA YORK (AP) -- Para la soprano mexicana Bárbara Padilla fue devastador escuchar que no podría volver a cantar debido a un peligroso cáncer. Quince años después la artista ha lanzado su primer álbum. Y nada menos que de la mano de la Orquesta Sinfónica de Londres.

"Decirte que fue un milagro... los médicos tienen sus reservas para decir eso. Pero para mí sí lo fue", dijo una sonriente Padilla durante una entrevista con The Associated Press en Nueva York el miércoles.

La cantante, quien resultó finalista en el reality estadounidense "America's Got Talent" en 2009, lanzó el disco "Bárbara Padilla" el 12 de agosto. Grabado en Los Ángeles y en los históricos estudios de Abbey Road en Londres, el álbum cuenta con 10 canciones de música pop con toques operísticos.

Su historia es un relato de superación que empezó cuando le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin en México, cuando era solista del coro del estado de Jalisco. La enfermedad es un cáncer que se origina en los glóbulos blancos, llamados linfocitos, los cuales son parte del sistema inmunológico del organismo.

En 1998 Padilla, una mujer bajita, de sonrisa fácil y ojos claros, viajó a Houston, Texas, para asesorarse con médicos expertos, y durante ese viaje aprovechó para participar en una audición en la escuela de música de la Universidad de Houston, que le ofreció una beca.

Padilla, sin embargo, tuvo que regresar a México debido al cáncer. El tratamiento de quimioterapia le había dañado tanto la médula que los médicos optaron por hacerle radiación en el cuello y le dijeron que no volvería a cantar.

"En aquel momento vi que tendría que reinventar toda mi vida. Tenía una beca increíble esperándome, pero tenía que reinventar mi vida sin la posibilidad de cantar de nuevo", relató la artista, quien prefiere, tímidamente, no decir su edad.

Tras un peligroso trasplante de médula ósea en el 2000 que le acabó salvando la vida, Padilla regresó a estudiar a la Universidad de Houston y se graduó en el 2004. Su voz, descubrió, no había quedado alterada por los tratamientos médicos.

La artista, quien adoptó una niña con su esposo, se dedicó a ser ama de casa hasta que su madre le recordó "que tenía alas de águila y que debía volar".

Así fue como se presentó a una audición del programa televisivo "America's Got Talent" y dejó boquiabiertos a los jueces Piers Morgan, David Hasselhoff y Sharon Osbourne.

Padilla describió su álbum como un disco romántico, dulce y con mucho drama. El reconocido compositor y arreglista argentino Jorge Calandrelli se dedicó a producirlo.

"Mi enfermedad fue, de alguna manera, una bendición porque me empujó a caminos que nunca hubiera tomado. En ese momento, cuando lo vive uno, es muy feo, pero creo que hay un plan divino designado para cada uno y que hay que luchar", concluye Padilla. "Es importante mirar atrás y preguntarse: `¿pude hacer más o realmente hice todo lo que pude?".