Los hermosillenses salieron con orejas o máscaras de burro a protestar contra la tenencia hasta llegar a la casa del gobernador Guillermo Padrés.