MEXICO (AP) -- México lidera las listas de sobrepeso y obesidad alrededor del mundo. Pero ello no impidió a los productores de "Paraíso" realizar una comedia romántica que retratara "la hermosura de ser gordito" a través una pareja con exceso de peso.

Pablo Cruz, de la compañía productora CANANA, asegura que el filme explora la infelicidad que ocasiona la presión social por encajar en algún estereotipo de belleza.

"Nuestra película no hace una reflexión ni en contra ni a favor" de la obesidad", dijo Cruz el jueves durante la presentación del filme en la Ciudad de México. "Lo único que estamos haciendo es (explorar) cómo te sientes tú. Hay tantos mensajes presionando constantemente qué significa ser una persona aceptable, decente, que esa presión nos lleva a ser infelices... La reflexión es que la belleza está dentro de uno".

Dirigida por Mariana Chenillo, la cinta, que se estrena el 3 de julio, es estelarizada por la debutante Daniela Rincón y Andrés Almeida, quienes dan vida a Carmen y Alfredo, una pareja con obesidad que deja los suburbios del Estado de México, aledaño a la capital mexicana, para mudarse a la ciudad. Su relación sentimental cambia cuando Carmen intenta someterse a un programa de pérdida de peso que no puede seguir, mientras que su esposo sí logra cambiar su aspecto físico.

Rincón, cuyo personaje acude a una clínica de control de peso tras escuchar en una fiesta que un par de mujeres se refieren a ella y su marido como "dos gordos que se escaparon de una exposición de Botero", es una de pocas que logra estelarizar un filme en una industria dominada por famosas de cuerpos esbeltos.

"Soy muy afortunada de haber llegado aquí, que hayan puesto un anuncio y hayan dicho: `si eres gordita y quieres actuar en una película de Canana ven con nosotros'", expresó la actriz de 27 años, para quien los personajes del filme "tienen algo más que decir que `estamos gordos'".

"Vivimos en una sociedad en la que se exige que pesemos tantos kilos, que seamos tal talla, que entremos en cierto molde y no se exige de nosotros que seamos felices... El arte tiene que reflejar lo que es la vida y si en la vida hay gente gorda, hay gente gorda y se acabó", añadió Rincón, quien tiene sobrepeso.

Estimaciones de las Naciones Unidas señalan que siete de cada 10 mexicanos padecen sobrepeso y que México ha superado a Estados Unidos en las tasas de obesidad.

A fines de mayo el mexicano Manuel Uribe, que en 2007 fue nombrado la persona más obesa del mundo con 597 kilogramos, falleció. Al morir pesaba 394 kilos. Cuando tuvo complicaciones de salud fue necesario utilizar una grúa y apoyo de personal de Emergencias y de Protección Civil para trasladarlo.

Para la comediante Anabel Ferreira, quien tiene una participación especial en "Paraíso", la cinta apela a la discriminación que los mexicanos sufren por diversos motivos.

"En este país tenemos un retraso mental verdaderamente preocupante. O son los kilos, o es la edad o es el tono de piel", apuntó Ferreira, quien indicó que ella misma ha enfrentado este tipo de rechazo por su edad. La actriz tiene 50 años.

Chenillo dijo que también ha sufrido el peso de la presión social, como le ocurrió cuando promocionaba la cinta "Cinco días sin Nora". En cada evento se cuestionaba: "Qué es lo que importa más. Si el vestido o la película que hice".

Almeida, por su parte, experimentó la obesidad mediante una barriga falsa de espuma y un maquillaje que tomaba tres horas de trabajo y que limitaba sus movimientos.

"Es como una metáfora del sobrepeso: te da la idea de la imposibilidad de hacer ciertas cosas, de la movilidad del cuerpo, del sentarte, sentirte como incómodo", dijo.