Otro acontecimiento familiar que ya es costumbre cada año en la arena del Centro de Convenciones de Tucsón (TCC, por sus siglas en inglés) es la llegada del circo.

Con su alarde, el Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus ha conseguido miles de sonrisas entre grandes y chicos.

Cientos de familias formaron líneas desde temprano para poder participar en la primera función, donde se pudieron poner trajes de los personajes, así como bailar y disfrutar el ambiente cerca de los payasos de Ringling Bros.

El circo presentó su nuevo espectáculo "Built To Amaze" (Creado para asombrar). El estreno incluyó varios actos acróbatas asombrosos que alarmaron a una gran cantidad de asistentes, arrancándoles profundos suspiros por la valentía de los ejecutores.

Y no podían faltar los célebres payasos, que arrancaron risas y divirtieron al público con sus comedias y farsas. También vimos a los famosos animales, los cuales imprimen emoción a las funciones con sus trucos y hazañas.

Juan Gonzáles nos platicó que él viene al circo cada año con sus nietos. Disfruta de estos momentos de felicidad en las caritas de sus pequeños.

El circo es tan popular y esperado en Tucsón que viene gente de todas partes de Sonora y ciudades cercanas del sur de Arizona.

Era el caso de Sofía, que vino de Cumpas, Sonora, para disfrutar un día de circo al lado de su familia. "Yo fascinada con estar en este ambiente. El circo es un lugar donde puede disfrutar de todo el mundo", dijo.

En pocas palabras, lo que ofreció Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus fue una experiencia mágica, llena de felicidad y mucha emoción.

Fue todo un encanto para la comunidad de Tucsón.