Familias completas salieron de excursión el domingo 7 de abril montados en bicicletas o patines y disfrutaron de un día maravilloso y un clima estupendo en Tucsón.

Los pequeños se divirtieron con actividades dedicadas a ellos y la comunidad ciclista se reunió en un evento saludable y único.

Cyclovia se adueñó nuevamente de las calles del centro de la ciudad. El tránsito vehicular se cerró en un área de cinco millas para que los residentes se reunieran y convivieran, ya fuera a pie, en bici o en patines.

Fue la cuarta edición de Cyclovia, que cada año ha resultado un éxito total.

"Esto es lo mejor, el tener las calles para nosotros mismos e ir a través de estos hermosos y sorprendentes barrios. Es fabuloso", nos comentó Ángela Arias.

"Es una gran oportunidad para explorar y experimentar las avenidas de Tucsón sin la presencia de los coches", expresó José Jiménez.

Y así fue. Todos los que participaron exploraron las calles sin temor o preocupación por los autos.

Todo fluyó en armonía. Reinó la amistad y camaradería en los ciclistas y la sociedad en general que, en algunos casos sin el hábito de la bicicleta, salió a disfrutar de la Cyclovia.

Este tipo de eventos ponen a Tucsón a la vanguardia, pues comunmente se desarrollan en ciudades grandes y modernas y contribuyen a la educación cívica de la sociedad y el impulso de un estilo de vida más saludable.