Aparte de disfrutar de los libros, las actividades infantiles y los espectáculos, los asistentes también aprovecharon la variedad de la deliciosa comida que ofrecieron los comerciantes.

Rigoberto H. Valencia