Hasta los monstruos vinieron a celebrar el día de San Patricio, el Santo Patrón de Irlanda, la isla esmeralda.